Constituyente Pollyana Rivera ingresa iniciativa constitucional para considerar Zona Especial a la región de Arica y Parinacota

Senador José Miguel Durana, junto a la constituyente Pollyana Rivera.

La norma presentada por la Convencional de Arica y Parinacota, Pollyana Rivera, junto a sus pares de Vamos Por Chile, Rodrigo Álvarez (Magallanes) y Geoconda Navarrete (Aysen), es una iniciativa que nace de la propuesta presentada por el senador José Miguel Durana a la convencional Rivera, para incorporar en la nueva Carta Fundamental, con el objetivo de contribuir a un mayor desarrollo y autonomía de esta región y otras zonas del país.

Una ley orgánica Constitucional para que Arica y Parinacota, Aysén y Magallanes además de otros territorios especiales gocen de mayor autonomía administrativa y económica para el desarrollo de sus respectivos territorios, presentó la convencional del Distrito 1, Pollyana Rivera, junto a sus pares de Vamos Por Chile, Rodrigo Álvarez (Magallanes) y Geoconda Navarrete (Aysén) y el constituyente de nuestra región, Jorge Abarca.

La propuesta busca que zonas extremas gocen de mayor autonomía administrativa y económica para el desarrollo de sus respectivos territorios para que se rijan bajo la misma ley que actualmente tiene el Archipiélago de Juan Fernández e Isla de Pascua, según explicó Rivera, afirmando que la iniciativa nace de la propuesta presentada por el senador, José Miguel Durana.

“Por años, Arica y Parinacota ha intentado que el Estado la considere un territorio relevante, buscando distintos mecanismos de posicionamiento, al ser la puerta norte de Chile, una ciudad bifronteriza que ahora cuenta con el Patrimonio de la Humanidad de las momias Chinchorro. Nuestra región debe ser considerada Zona Especial, para lograr el crecimiento y desarrollo que tanto necesita”, precisó Pollyana Rivera.

Lo mismo se busca con las demás regiones extremas para que puedan impulsar de forma más autónoma su propio desarrollo social y económico, considerando las complejidades particulares que enfrentan estas zonas especiales a fin de que dispongan de políticas públicas y herramientas adicionales en beneficio de esos territorios y sus habitantes.

El senador José Miguel Durana, quien fue un actor relevante para la construcción de la iniciativa de norma, señaló que “el país vive un momento histórico con la redacción de la nueva Constitución Política, por lo mismo, las particularidades y características que tiene nuestra región bifronteriza deben ser abordadas para definirla como un territorio especial, considerando además que es el enclave que permite que se dé cumplimiento a los Tratados Internacionales con Bolivia y Perú”.

El constituyente Abarca dijo que el reconocimiento de las realidades territoriales significa entender que unos y otros presentan características distintivas, por lo que le parece muy importante que en este proceso se reconozca a Arica y Parinacota junto a otras regiones con su categoría de territorio especial como zona extrema, por su importancia geopolítica y sus condiciones particulares, demanda que se ha conseguido y mantenido durante años y que se ha inspirado en lo que fue la Junta de Adelanto.

Efectos bilaterales
Arica y Parinacota siempre ha estado marcada por la historia vivida junto a sus países vecinos; por esta razón, las decisiones tomadas por el Estado de Chile han marcado fuertemente su destino. Tal es el caso de los efectos que en los últimos años ha padecido, tras la decisión tomada por la Corte Internacional de La Haya que significó ver cercenado su territorio marítimo y zona pesquera, al haberse modificado el límite a partir de la milla 80. Asimismo, continúa la discusión, en relación al denominado “triángulo territorial”, por diversas interpretaciones, en relación al tenor del mencionado fallo, sostenidas por Perú.

Se suma a ello que, dentro de los límites jurisdiccionales, Arica mantiene bienes inmuebles de propiedad del Estado del Perú y del Estado Plurinacional de Bolivia que, en varios casos, limitan su desarrollo urbano, ya que se ve imposibilitada de realizar modificaciones.

Un ejemplo de lo mencionado es la existencia de la línea del ferrocarril de Arica a La Paz (FCALP), que atraviesa la ciudad y que por decisión del gobierno boliviano, no tiene uso, obstaculizando, de esta manera, el desarrollo urbano de la ciudad que se encuentra atochado con el flujo de camiones de camiones bolivianos que llevan sus cargas al terminal marítimo local para exportar sus cargas a causa del Tratado de 1904.

Con el Estado de Perú, la Región de Arica y Parinacota perdió una parte esencial de sus recursos hídricos naturales, al estipularse en el Tratado de 1929, la facultad del país vecino de desviar los ríos Uchusuma y Maure. La proliferación de pozos legales e ilegales de agua en territorio peruano, colindante con la frontera de Chile, ha mermado sustancialmente y de forma permanente los recursos hídricos de la Región de Arica y Parinacota.

Estas razones, motivan a la convencional constituyente Pollyana Rivera, a alzar la voz y buscar que nuestro territorio sea considerado Zona Especial. El siguiente paso es que esta iniciativa de norma constitucional sea discutida y aprobada en la Comisión de Forma de Estado y Descentralización, en la cual participa la convencional, para luego ser votada en el pleno de la Convención Constitucional.