Condenan a 15 años y un día de presidio a autor de robos con intimidación y en lugar habitado en el sector norte de la ciudad

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Arica condenó este martes a Bryan Mauricio Álvarez Castañeda a la pena única de 15 años y un día de presidio efectivo, en calidad de autor de los delitos de robo con fuerza en las cosas en lugar habitado y robo con intimidación. Ilícitos perpetrados en noviembre del año pasado, en la ciudad.

En fallo unánime, el tribunal –integrado por los magistrados Sara Pizarro Grandón (presidenta), Héctor Gutiérrez Massardo (redactor) y Mario Reyes Trommer– aplicó, además, a Álvarez Castañeda las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena; más el pago de las costas del juicio.

El tribunal dio por establecido, más allá de toda duda razonable, que en horas de la mañana del 8 de noviembre de 2019, la víctima E.A.G.A. se encontraba en su domicilio, ubicado en pasaje Garona de la ciudad de Arica, percatándose de que Álvarez Castañeda había ingresado vía escalamiento, al inmueble, procediendo a sustraer una cámara fotográfica y luego se dirigió a unas de las habitaciones del inmueble, “lugar donde fue sorprendido por la víctima, logrando el acusado encerrarse en la pieza mientras gritaba ‘Tranquilos, si solamente quiero las joyas’, una vez que la víctima logró abrir la puerta, se percató que el acusado logró huir por la ventana con la especie en su poder”.

Horas después, el acusado, concurrió hasta un inmueble ubicado en calle Rhin de la comuna, y una vez en el lugar, con ánimo de apropiarse de especie mueble ajena, saltó el cierre perimetral e intentó abrir la puerta de acceso a la casa, siendo sorprendido por la víctima, J.R.L.G,, por lo que el condenado comenzó a gritar que le entregara un bolso con joyas y dinero y mantenía un arma en su poder. J.R.L.G, decidió subir al segundo piso del inmueble junto con su grupo familiar, procediendo a activar una alarma comunitaria, “para luego tomar una luma de 50 cm de largo, y al sentir que habían quebrado el vidrio de la puerta de ingreso, bajó al primer piso donde observó que el acusado se encontraba en el living comedor sustrayendo un televisor y al ver a la víctima, lo intimidó con un cuchillo señalándole que le pasara las joyas y el dinero, percatándose la victima que el acusado ya había sacado un notebook marca Samsung color negro y una cartera la que contenía documentación personal y la suma de $90.000, en ese instante el acusado se abalanzó en contra la víctima con la intención de agredirlo, por este motivo este se defendió con la luma logrando, finalmente, reducir al acusado después de un forcejeo”.

Una vez que el fallo quede ejecutoriado, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e incorporación en el registro nacional de ADN de condenados.