CONAF pide a tour-operadores no permitir mascotas en áreas silvestres protegidas

Imágenes en redes sociales mostraron falta a esta normativa en las termas de Polloquere y fotos de cámaras-trampa con entrada no autorizada en el Monumento Natural Picaflor de Arica.

Un enérgico llamado a las empresas tour-operadoras hizo CONAF para respetar las normas de visitación y no permitir a sus clientes realizar viajes a las áreas silvestres protegidas llevando mascotas.

La voz surgió a raíz de una publicación en redes sociales donde se ven fotografías de visitantes en las termas de Polloquere, ubicadas en el Monumento Natural Salar de Surire, y donde se observa la presencia de un perro mascota bañándose en el lugar.

Héctor Peñaranda, director regional de CONAF manifestó que “pese a que nuestras áreas silvestres protegidas de la Reserva de Biosfera Lauca no tienen portones de acceso como en otras regiones, igualmente operan las normas y recomendaciones para proteger el patrimonio ambiental y cultural de estos lugares. Estamos hablando en este caso de una reconocida amenaza para la biodiversidad, cual es la presencia de perros y gatos y otras mascotas que pueden afectar de distintas maneras a las especies y su entorno”.

El tema motivó además la programación para retomar a partir del primer trimestre del próximo año encuentros con las empresas ligadas al rubro y la organización de charlas sobre este tema y otros de carácter orientador, preventivo y también normativo de la actividad factible de realizar dentro de los parques nacionales.

Esteban Zúñiga, jefe (i) de Áreas Silvestres Protegidas, indicó que “las normas sólo permiten la visitación con perros de servicio, específicamente entrenada para asistir a personas con discapacidad, y en esos casos debe llevar arnés y correa para manipularlo”. Zúñiga recordó también que, “si bien en las localidades existen perros, generalmente están asociados al apoyo a la actividad ganadera y se han hecho registros mediante collares con chip, así como sus tratamientos sanitarios y vacunas”.

El profesional añadió “en caso de presentarse problemas hay que tomar medidas, como ocurrió con un perro que había atacado fauna silvestre, lo sacaron de la zona y fue trasladado a Arica, en acuerdo con su propietario”.

Los perros y gatos con o sin dueño no son compatibles con los atributos de protección y conservación de las áreas protegidas y pueden causar disturbios y alterar a las especies silvestres, además de posibilitar la transmisión de enfermedades.

MN Picaflor de Arica
La CONAF informó también que se detectó un ingreso no autorizado en el Monumento Natural Picaflor de Arica, el pasado 18 de septiembre y que fue captado mediante cámaras-trampa. Actualmente en el lugar no se permiten visitas en atención a los procesos biológicos que se están produciendo en su interior

Las amenazas, especialmente las de tipo antrópico, constituyen un problema para la conservación en los ecosistemas protegidos, Por ello se pide a los visitantes disfrutar con respeto tales lugar y seguir las recomendaciones tales como conducir con precaución para prevenir atropellos de fauna, llevarse de vuelta cualquier basura o desecho de la excursión, respetar los sitios arqueológicos o patrimoniales, respetar los senderos ya sea en el sector lago Chungara o aledaños a las guarderías o solicitar permisos al recorrer zonas pertenecientes a las comunidades locales.

Asimismo, evitar producir ruidos molestos y no alimentar a la fauna nativa, y por supuesto no llevar sus mascotas, centrando su visita en el disfrute y contacto con la naturaleza. La guardería Parinacota dentro del Parque Nacional Lauca cuenta con una exposición permanente sobre el quehacer en la zona y todas las guarderías cuentan con información para las y los visitantes. Los monumentos naturales Picaflor de Arica y Quebrada de Cardones, no tienen autorizada la visitación.