CESFAM Víctor Bertín Soto “transformado” en locación de cine emuló a Hollywood

salud_cesfam_hollywoodAl ingresar las decenas de usuarios al CESFAM Víctor Bertín Soto, en la jornada de la tarde, muchos pensaron que se habían equivocado de lugar, al toparse con una gama de personajes extraídos de las principales súper producciones cinematográficas de las décadas de los ´70s, ´80s y ´90s, quienes recorrían las salas de espera y pasillos y, por si fuera poco, atendían en los boxes de consulta médica ante la atónita mirada del público asistente que, después de conocer lo que sucedía, encontró “entretenida y divertida” la iniciativa.

Películas como Star Wars, Batman Forever, El Mago de OZ, Pesadilla, Cazafantasmas, Mi bella genio, Payaso asesino, entre muchas otras que marcaron hito en la pantalla grande, incluyendo la “pequeña vecindad” del Chavo del Ocho, fueron recreadas por las alianzas en competencia en el marco del 51° aniversario del centro de salud familiar enclavado en la populosa población San José, que por una tarde otoñal emuló y brilló como Hollywood, la meca del cine mundial.

El usuario René Véliz, que asistió con su esposa al control de su menor hijo, indicó que “nos parece algo entretenido, diferente y bueno, porque nos acerca más en el sentido de que uno ve a los funcionarios o las personas que nos atiende de la misma manera que podemos ver a nuestros compañeros de trabajo o amigos. Mi hijo fue atendido por el Chavo del Ocho, resultó realmente muy divertido”.

Para la paciente Marcela García, el día de atención en disfraz de los funcionarios resultó ser “bastante divertido y llamativo. No pensaba encontrarme con el personal vestido en forma tan creativa. Me sorprendieron”.

Al término de la jornada se develó el misterio, los personajes no eran las inalcanzables y endiosadas súper estrellas del celuloide mundial, sino que eran médicos, matronas, kinesiólogos, dentistas, psicólogas, asistentes sociales, educadoras de párvulos, enfermeras, nutricionistas, terapeutas ocupacionales, técnicos paramédicos, directivos, administrativos y auxiliares, personal de la salud municipal, que se habían vestido de ingeniosos y coloridos disfraces para entregar una atención entretenida y familiar a su habitual público usuario.