CESFAM en Arica: Nuevo programa apoya a niños y jóvenes en riesgo psicosocial

Desde septiembre de 2016, duplas compuestas por trabajadores sociales y agentes comunitarios iniciaron el acompañamiento de familias con niñas, niños y jóvenes, menores de 24 años y con alto riesgo psicosocial, con el fin de asegurar la continuidad de sus tratamientos, en especial de salud mental, en los consultorios de la comuna de Arica.

Lo anterior fue posible gracias a un convenio firmado entre el Servicio de Salud Arica (SSA) y la Municipalidad de Arica, que involucró recursos del Ministerio de Salud por más de 114 millones de pesos, para la contratación de nueve de estas duplas que se distribuyeron, según la población infantil inscrita, en cada centro de salud familiar (CESFAM).

Uno de los elementos innovadores de este programa fue el agente comunitario que tuvo como perfil ser un dirigente social vinculado a los centros de atención primaria de salud, ya sea a través de agrupaciones de personas usuarias, comités de apoyo a la gestión (COAGES) o juntas de vecinos.

Con el fin de potenciar esta nueva figura y evaluar la puesta en marcha de la iniciativa, el SSA convocó a un taller, el 20 de diciembre, que contó con la asistencia del director regional del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA), Freddy Porcille, personal de la red asistencial de salud, dirigentes comunitarios y representantes de Educación, JUNAEB y JUNJI.

Ester López, jefa de salud mental del SSA, manifestó que las duplas fueron diseñadas para realizar trabajo en terreno, con 25 familias cada una, en casos de niñas, niños y jóvenes que han interrumpido sus tratamientos, lo que incluye visitas domiciliarias y acompañamiento para trámites en servicios públicos que impacten en la calidad de vida: como vivienda, pensiones, becas, jardines infantiles y educación, entre otros.

Agregó que, si bien el programa está enfocado en patologías de salud mental, como depresión, trastorno hiperactivo o violencia intrafamiliar, también incluye cualquier problema de adherencia a tratamientos o controles de salud en los CESFAM, con el fin de garantizar una pronta recuperación.