Caso de corrupción en la Universidad de Tarapacá de Arica

Por Rafa Star – Reportaje de Investigación

La Universidad de Tarapacá entregó más de 900 mil pesos a funcionarios no académicos para realizar un viaje fantasma.
Se trata de Luis Carquin Palma y Richard Vargas Tuna, ambos funcionarios de planta y jornada completa de la Casa de Estudios Superiores. Éstos hasta la fecha se han negado a dar cumplimiento a la devolución de la totalidad del dinero ordenado por la Contraloría Regional.
La UTA por su parte incurrió en faltas a la probidad, al autorizar gastos con fondos públicos, para el viaje de estos dos funcionarios.

Tras solicitar información convocando la “Ley de Transparencia de la Función Pública y de acceso a la Información de la Administración del Estado” es que se ha podido elaborar el siguiente reportaje que dejará sin duda a los lectores nuevamente cuestionando a los organismos públicos.

Lamentablemente la gestión del actual rector de la Universidad de Tarapacá Arturo Flores Franulic, se ha visto envuelta en una serie de graves cuestionamientos, acusaciones y condenas judiciales, así como diversas sanciones producto de estas faltas que han sido debidamente acreditadas tanto, en la Contraloría Regional, así como también en el Juzgado de Letras del Trabajo de Arica, haciéndose merecedor de ser la primera Universidad del Estado en ser condenada por: “Vulnerar los Derechos Fundamentales de sus trabajadores, hostigamiento y acoso laboral”, además, de despidos injustificados, entre otros.

Pese a ello, la Casa de Estudios Superiores de la región sigue sin aprender la lección y nuevamente se encuentra en el ojo del huracán. En esta ocasión, miembros de la Asociación de Funcionarios no académicos de la UTA (AFUT), específicamente su presidente, Luis Carquin Palma y su secretario Richard Vargas Tuna, viajaron a la ciudad de Santiago en el mes de julio del 2016 tras recibir una invitación realizada por la “Agrupación Nacional de Trabajadores de Universidades Estatales” (ANTUE).

Viaje que habría pasado totalmente desapercibido y muy por el contrario, se hubiese valorado como un bien que buscaba fortalecer y actualizar los conocimientos y competencias de algunos de los integrantes de la AFUT. Sin embargo, tras indagar en dicho viaje, autorizaciones y viáticos, nos encontramos con grandes y reveladoras sorpresas.

Los cuestionamientos surgieron por parte de la misma directiva a los dirigentes cuestionados, y le solicitaron un informe escrito y detallado del viaje realizado a la ciudad de Santiago y, además, se les solicitó aclarar los gastos en los que incurrieron en dicho viaje con el fin de que exista una plena transparencia en las rendiciones de cuentas de la asociación.

La respuesta del Señor Carquín en carta enviada (AFUT N°068/2016) al Secretario de la Universidad de Tarapacá, Sr. Luis Tapia Iturrieta, señala:
“La comisión de servicio fue firmada por el jefe directo, donde se adjunta convocatoria o carta de invitación, documento que pasa por la Vicerrectoría de Administración y Finanzas quien autoriza el presupuesto y viabilidad de los recursos, para el cometido, del centro de costo VAF – AFUT, Vicerrectoría Académica para la emisión de la resolución pertinente y finalmente pasa por Secretaría y Contraloría interna para las firmas finales”.

Por su parte, en carta enviada por el Vicerrector (s) de Administración y Finanzas (VAF N°6 08/16) da un espaldarazo al presidente de la AFUT, señalando: “la unidad de contabilidad del Departamento de Administración y Finanzas, autorizó por concepto de comisión se servicio nacional, la asistencia de los Sres. Richard Vargas Tuna y Luis Carquin Palma a reunión sobre la reforma educacional realizada con la Senadora Carolina Goic y el Senador Carlos Bianchi, en la ciudad de Santiago los días 26 y 29 de julio de 2016, motivo por el cual se les pagó la suma de $236.300.- por concepto de viatico a cada uno.

Que la capacitación fue financiada por parte de la Universidad de Tarapacá, con el objeto de que los funcionarios desarrollaran, complementaran, perfeccionaran, y actualizaran los conocimientos y destrezas necesarias”.

La información expuesta anteriormente se obtuvo mediante Ley de Transparencia. En este sentido, de acuerdo a la información entregada por la propia Casa de Estudios Superiores podría decirse que, se encontraría todo en regla, ya que los distintos estamentos incluidos la Contraloría de la propia universidad visó todos los permisos y no objetó el dinero estatal otorgado a los dos funcionarios de la AFUT.

¿Pero, estaba todo en regla? ¿Por qué cuestionar el gran interés de los Sres. Carquin y Vargas por capacitarse y actualizar sus conocimientos?

La verdad es realmente impactante, y es que los Sres. Luis Carquin Palma y Richard Vargas Tuna presidente y secretario de la AFUT respectivamente le mintieron a la Universidad de Tarapacá. Pues estos “intachables” funcionarios públicos nunca asistieron a dicha reunión de trabajo en la que participó la Senadora y ex candidata presidencial Carolina Goic y el Senador Carlos Bianchi, con los directores de la Federación Nacional de Trabajadores de Universidades Estatales. Así lo señala de manera categórica la carta enviada desde Valparaíso, el 22 de noviembre de 2016 y firmada por Eduardo Niño Parada, Jefe (s) del Departamento de Informaciones del Senado y por orden del Señor Secretario General del Senado, señalando que:
“efectuadas las consultas con las oficinas parlamentarias de los Senadores referidos, ambos coinciden en señalar que, revisadas las correspondientes agendas, ninguno de ellos ha participado en reunión alguna con las personas, en las fechas y sobre la materia referida”.

¿Qué hicieron Carquin y Vargas en esos días? ¿En qué gastaron el dinero de la universidad por concepto de viatico?
¿Se habrían aprovechado del permiso universitario y del dinero para vacacionar en la capital?

Pues tras reunir estos antecedentes se realizó la denuncia formal ante la Contraloría Regional de Arica y Parinacota, pero lo más sorprendente, es que dicha denuncia no la realizó la Universidad de Tarapacá, sino uno de los mismos directivo de la AFUT.

¿Por qué la UTA al estar al tanto de dichos antecedentes no recurrieron ante el órgano contralor hacer la denuncia respectiva?

Pues la respuesta sería, que la universidad no realizó dicha denuncia debido a que la misma habría incurrido a faltas a la probidad, al autorizar gastos con fondos públicos para dicho viaje en cuestión.

El informe emanado por la Contraloría Regional de Arica y Parinacota (Oficio N°304 del 24 de enero de 2017) Ref. N°154.506/16 fue categórico en señalar:
“… que no corresponde que el jefe de servicio ordene el desarrollo de labores de representación gremial, por lo que estas no pueden ser materia de cometidos funcionarios o comisiones de servicio y, por consiguiente, no pueden dar lugar a la percepción de viáticos”.

En seguida, es dable mencionar que la referida invitación se hace extensiva a los aludidos servidores dada su calidad de dirigentes nacionales de la anotada agrupación, según fuera precisado en las solicitudes de comisión a las que se ha hecho mención.

En relación a lo anterior, se advirtieron gastos por concepto de viáticos, pasajes aéreos, y reembolsos por traslados, por la suma total de $913.428.- cuyo detalle se expone en el anexo N°1.

En consecuencia, cabe concluir que la participación de los señores Luis Carquin Palma y Richard Vargas Tuna, en la actividad antes mencionada, obedeció a labores gremiales y no a funciones institucionales, por lo que la Universidad de Tarapacá no debió soportar los gastos que de ella derivaron.

Atendiendo lo anterior, corresponde que esa casa de estudios superiores ordene la restitución de los montos detallados en el referido anexo N°1, informando documentadamente de aquello en un plazo que no exceda los 30 días hábiles contados desde la recepción conforme el presente oficio”.

El informe de la Contraloría fue emanado 24 de enero de 2017 y a la fecha, los funcionarios aludidos no cumplieron con lo señalado por el órgano contralor. Por si fuera poco, la institución universitaria tampoco ordeno un sumario administrativo a las personas aludidas en este reportaje. Es más trascendidos al interior de la misma universidad señalan que Carquín y Vargas habrían negociado para pagar dichos montos en módicas cuotas, contraviniendo lo señalado por la Contraloría Regional. (Ver informe de Contraloría AQUÍ)

Cabe señalar que la propia Contraloría ha clasificado este caso de: “Alta Complejidad” por la gravedad de los hechos.

¿Es posible que Luis Carquin y Richard Vargas no cuenten con el dinero para restituir dicho monto?
A través del portal “UTA Transparente” (Información Institucional Pública); obtuvimos la siguiente información:
Luis Humberto Carquin Palma: Funcionario Administrativo / Jornada Completa / Estudios: Enseñanza Media / Renta Bruta Mensualizada de $1.274.435.-

Richard Joan Vargas Tuna: Funcionario Administrativo / Jornada Completa / Estudios: Enseñanza Media / Renta Bruta Mensualizada de $753.795.-

Sus ingresos sobrepasan con creces lo que es el actual salario mínimo, por lo que sí contarían con los recursos económicos para restituir los dineros públicos que nunca debieron salir de las arcas de la Universidad de Tarapacá.

Noticias relacionadas
Académico e investigador de la UTA demanda a la universidad por acoso laboral