CAMPEONES

copa_copa_1Luego de 100 años de la Copa América, Chile logró el máximo galardón del balompié americano, al derrotar en lanzamientos penales a su congénere de Argentina.

Cuatro veces anteriores, la selección chilena estuvo a punto de lograr el máximo galardón del fútbol continental, sin embargo, debió conformarse con un segundo lugar, pero hoy, luego de contar con una generación excepcional de jóvenes futbolistas, logró empinarse a lo más alto del podio de los ganadores.

Un ejemplo de lucha y entrega, entre los que se destacan Medel, Bravo, Sánchez, Vidal, Valdivia, Beausejour, Aránguiz, el famoso Jara y tantos otros, quienes son titulares en sus equipos en Europa, lograron darle a la sufrida marea roja, la felicidad que durante años buscaban con ahínco el poder levantar una copa.

Chile, derribó mitos e historia. Uruguay, trató de hacer pesar la historia, sin embargo el elenco charrúa con un fútbol agresivo, para no decir mal intencionado y sucio, no logró doblegar a la roja de todos, pese a ser el Campeón de la Copa América anterior. Con un fútbol mezquino, sin ataque, no pudo ante el ímpetud de estos muchachos, muchos de ellos con una infancia llena de carencias, hijos del rigor y de la pobreza, lograron encaramarse, gracias a su esfuerzo y sacrificio personal a las alturas de los grandes.

Desde un modesto limpiador de autos del cementerio de Tocopilla, el gran Alexis Sánchez, convirtió el penal de la gloria, un lanzamiento a lo grande, con calidad y propia de un veterano de muchas batallas. Otro muchacho de temperamento explosivo, pero a la vez sentimental, extraído de La Legua, venció las dificultades que le vida le puso por delante desde su nacimiento: el GARY, así con mayúsculas. Con lenguaje típico de su condición, llamó a sus compañeros a saludar al público, luego de un partido no muy agraciado contra México: “Ya pu´s “culiaos” vengan a saludar a la gente”. Este GARY, le puso la pachorra y la garra, fuerte, incisivo, pero limpio y también puso la emotividad, lloró ante la eliminación contra Brasil en el mundial pasado y lloró de alegría al tocar el cielo y dejar la copa América en Chile. Y así podríamos seguir enumerando jugadores y situaciones. Un Valdivia, que de verdad es un mago, que nos hizo pasar rabias con sus chiquilladas, un Vidal que destrozó un vehículo de 184 millones que no tenía más de una semana, pero ahí estuvo el hincha, el verdadero, ese hincha que se salta el almuerzo, para juntar la plata para la entrada, esos hombres, mujeres y niños anónimos que sufren y lloran con las derrotas, ahí estuvieron para apoyarlo…esos muchachos, hijos del rigor, hoy le entregaron al país el mejor de los regalos, una Navidad anticipado, un título y una copa que será recordada por siempre por todos los amantes del fútbol. Gracias muchachos, porque la jornada del sábado 4 de julio del 2015, jamás será olvidada.

17 millones de chilenos, salieron enfervorizados a las calles a celebrar este triunfo que es de todos, desde los que convirtieron los penales, desde Bravo que atajó uno, y que pese a la campaña estúpida e incompresible de los uruguayos, que pese al canto ofensivo de los argentinos, que se burlaron de los terremotos, de los tsunamis, de los muertos que estas tragedias de la naturaleza provocaron, hasta el más humilde de los hinchas, celebraron a todo pulmón. La historia es pasado y que sirva como elemento de juicio. Vivimos el hoy, y nuestro hoy es sin duda alguna que Chile es Campeón de América.

Gol de Alexis Sánchez
Gol de Alexis Sánchez
Celebración Arica
Celebración Arica
copa_estadio_1