Campaña “Escuela + Sonrisas” de ONG Cerjap entregó listas de útiles escolares a niños de Arica

El mes de marzo resulta siempre ser el mes más complicado para la familia y los jefes de hogar por todo lo que significa iniciar un nuevo año escolar, a lo que se suma la necesidad de pagar patentes, permisos de circulación, comprar los seguros obligatorios, etc. A lo cual, si sumamos los estragos económicos que ha provocado en la economía familiar la pandemia de Covid-19, nos daremos cuenta que, existen muchas familias que se encuentran en la más completa incertidumbre de saber cómo afrontar este difícil mes.

Bajo esta interrogante, lejos de los tiempos de pandemia, nació hace cinco años la campaña Escuela + Sonrisas, que busca ir en ayuda de todas aquellas familias que lo están pasando mal y que necesitan con urgencia una mano que les permita que sus hijos no queden al margen de la educación formal por el solo hecho de no tener los recursos suficientes para garantizar su estudio. “Todos los niños debiesen tener derecho a la salud, la educación y a la protección, independiente del lugar del mundo en el que hayan nacido; entendiendo que la educación no es solo una matrícula y un cupo escolar, sino que todo un sistema que se debe articular para que cada educando adquiera los conocimientos y capacidades necesarias que le permitan ser parte importante de la sociedad a futuro. Si un Estado no es capaz de cumplir con ello, significa que estamos a años-luz de ser un país en vías de desarrollo”, con estas palabras Denise Aravena, Coordinadora Social de la ONG Cerjap realizó la entrega de las primeras 60 listas de útiles escolares que beneficiaron a niños de distintas escuelas formativas de Arica.

El objetivo de lograr una sociedad más equitativa y participativa, se basa en gran parte en la promoción y prevención de la deserción escolar. Para que esto ocurra la educación debe ser un derecho básico que la niñez debe ejercitar, sin dejar nadie atrás por falta de recursos o materiales, para promover así la libertad y la autonomía personal. “El hecho de dedicarnos a poder lograr por medio de la campaña Escuela + Sonrisas, que todos los pequeños vuelvan a clases con todos sus implementos y útiles escolares necesarios, nos permite darles herramientas a los hombres del mañana para impulsar sus ganas de aprender, regresando a la escuela en condiciones de igualdad”, comentó Tulio Carvajal, presidente de ONG Cerjap.

Un ciclo escolar en Chile dura en promedio 200 días, en el transcurso de estos, cuadernos y lápices se terminan, se desgastan zapatos, las mochilas se rompen y los niños crecen dejando atrás el uniforme del año escolar anterior.

“Los niños son las victimas más indefensas de todo conflicto económico, incluyendo aquellas discusiones que suelen aparecer en el mes de marzo porque simplemente el presupuesto no alcanza, y sufren siempre las consecuencias más devastadoras que esta situación puede provocar. Lo cual se acrecienta este año por el tema de pandemia y los efectos de prolongadas cuarentenas y perdida de fuentes laborales”, señaló Aravena.

La campaña Escuelas + Sonrisas 2021 tiene por objetivo entregar 120 listas de útiles escolares a niños vulnerables de la comuna de Arica. Esta acción es posible gracias al aporte de algunas empresas tales como: Engie Chile, Grupo Inmobiliario Pacal, Yusic, TPA, Ultraport, Empresas Torre y Totto Chile, todas comprometidas con ONG Cerjap y sus iniciativas sociales, que van en directo beneficio y apoyo de niños y niñas de escasos recursos.

De este modo emocionados y con una gran sonrisa recibieron los niños beneficiarios de manos de Cerjap sus listas de útiles escolares, las cuales les permitirán iniciar el año escolar en igualdad de condiciones y con todos sus útiles completos. “El desafío para nosotros continúa, la pandemia no nos ha puesto una situación fácil. Hoy más que nunca es necesario el autocuidado. Pero no debemos olvidar que para que una familia en cuarentena se logre quedar en casa, es necesario entregarle las herramientas que le permitan hacerlo. Lo mismo sucede con los niños, para que ellos puedan estudiar y aprender por vía remota, se necesita garantizar el acceso de todos ellos a la conectividad necesaria incluyendo todas las herramientas que faciliten su estudio y aprendizaje; de modo contrario, el Estado continuará al debe respecto de promover la educación como derecho básico de toda la población”, sentenció Aravena.