Aymara ariqueña se opuso en el Congreso a designar el 24 de junio como “El Día Nacional de los Pueblos Indígenas”

Noemí Calle, exponiendo el punto de vista de los aymaras en la comisión de Gobierno Interior y Regionalización.

Noemi Calle, Aymara y Consejera Presidencial de la CONADI, expresó su desacuerdo con la designación de una fecha que, según sus propias palabras, “nada tiene que ver con la identidad del Pueblo Aymara, su Cultura e historia”.

Noemí Calle, ariqueña, aymara y Consejera Presidencial Indígena, causó gran conmoción luego de exponer este martes pasado ante la Comisión de Gobierno Interior y Regionalización en la sede del Congreso Nacional. La exposición se dio en el marco de una invitación que le hicieran llegar para que expresara su opinión como representante del pueblo Aymara, sobre el proyecto de ley que pretende designar el 24 de junio como el “Día Nacional de los Pueblos Indígenas”.

A esta citación en la sede del Congreso, también acudió en calidad de invitado Hans Curamil, dirigente de una comunidad Mapuche de la localidad de Cholchol. Hay que recordar que dicha Comisión fue citada para continuar con la discusión general del proyecto de ley, que en segundo trámite constitucional, y con una urgencia calificada de “Suma”, establece como feriado legal el 24 de junio de cada año, Día Nacional de los pueblos indígenas.

Todo transcurría según lo esperado en la sesión número 160 de la Cámara. Hasta ahí, todos los presentes parecían estar de acuerdo con la necesidad de votar para legislar sobre el tema.

El problema se dio, cuando Noemí tomó la palabra y comenzó diciendo : “El Estado chileno reconoce diez pueblos indígenas. El más grande es el Mapuche, seguido por el Aymara, Diaguita, Atacameño y el Quechua. El 24 de junio es una fecha que recuerda el We Tripantu, el año nuevo del Pueblo Mapuche… Este proyecto de ley se debate en medio de un proceso político de la mayor relevancia para Chile, que conducirá al país a tener una nueva Constitución elaborada por la sociedad chilena en su conjunto.

Continuó su exposición diciendo:
Una de las mayores aspiraciones de nuestro Pueblo Aymara es que sea escuchado y que no sólo sea reconocido constitucionalmente, sino que el Estado chileno promueva activamente las identidades que permiten nuestro desarrollo y sobrevivencia. Lamentablemente, esto no ha sido así, porque nuestra voz y nuestros problemas no alcanzan a llegar al centro político del país.

…Nuestro Pueblo Aymara siente respeto y afecto por todos los pueblos indígenas de Chile. Todos somos parte de esta tierra y todos somos el resultado de una cultura propia y singular. Cada uno tiene su historia su cultura y una relación en distinta magnitud con el entorno que habita. Sin embargo, para el Pueblo Aymara el 24 de junio es una festividad impuesta desde el centro, que nada tiene que ver con nuestra propia, identidad, cultura e historia. Este proyecto, por lo mismo, reitera esa concepción centralista que trata de imponer a nuestras regiones y nuestros pueblos indígenas, fechas que No son parte de nuestra tradición.

…Si queremos diversidad, si queremos respetarnos, si queremos entender bien el proceso en el que se encuentra Chile y lo que las regiones venimos reclamando hace años, debemos partir por sacar este proyecto de tabla y dejar que sean las propias regiones, donde hay comunidades indígenas, las que acuerden un día del año que las represente e identifique. Así como el 7 de junio es una festividad ariqueña que recuerda la Toma del Morro de Arica, para el pueblo aymara no hay fecha más importante que el 21 de junio, día que celebramos a la Pachamama, la madre tierra. Por todos estos argumentos, es que rechazo este proyecto de ley”. Concluyó.

Luego de la intervención de la representante del pueblo Aymara, y frente a algunos de los integrantes de la Comisión, que veían con estupor la posibilidad de volver a fojas cero en un proyecto emblemático y de larga data para el Gobierno, la Diputada Johana Pérez intervino manifestando su sorpresa al enterarse, in situ, que no había consenso por parte de todas las comunidades indígenas del país frente a la fecha señalada. La Diputada DC agregó, comenzando a zanjar la postergación de la votación ese día, “A mi me gusta legislar cuando tengo todos los temas en la mesa.. Estamos conociendo recién que, para los pueblos originarios, para quienes está pensado este proyecto, tampoco hay unanimidad en la fecha”, señaló.

Posteriormente el Subsecretario de Servicios Sociales, Sebastián Villarreal , intentaba poner en valor la fecha aludiendo a ser “simbólica” frente a la imposibilidad de legislar en favor de los 10 pueblos originarios reconocidos por el Estado.

Luego le tocó el turno al diputado por la Región de Arica y Parinacota, Luis Rocafull, quien terminó de zanjar las dudas, solicitando la postergación de la votación, señalando que era su deber representar a más del 35 por ciento de la población aymara de su suscripción. Pueblo que dijo está muy ligado a los pueblos aymaras vecinos de Perú y Bolivia, lo que los hace una comunidad grande que merece ser representada. Rocafull, si estuvo de acuerdo al hecho de que se puede encontrar una fecha en particular que ponga en valor y realce el significado que tienen los pueblos originarios. Sin embargo, consideró muy válida la voz de cada uno de ellos, solicitando que no se votara en esa oportunidad.

La sesión cerró dejando pendiente su votación.