Autoridades ponen fin a “carretes” en la ex Isla Alacrán tras bloquear el ingreso de autos al sector

La medida surge tras las constantes fiestas nocturnas donde el alcohol, drogas y armas de fuego eran constantes.

Este martes finalmente se concretó el cierre del ingreso hacia la ex Isla Alacrán, requerimiento demandado por la comunidad ante las constantes fiestas y desórdenes que ocurrían en el sector turístico durante las noches.

Fue el 8 de abril cuando la Municipalidad de Arica envió un oficio al Gobierno Regional, solicitando la prohibición de circulación de vehículos motorizados por el istmo de la ex isla. Esto, a raíz del consumo de alcohol, drogas y delincuencia que se producía en el lugar y que ponía en riesgo tanto a turistas como a deportistas que ingresan al mar a tempranas horas de la mañana.

El director municipal de Turismo, Edgar Muñoz, explicó que existió un trabajo mancomunado entre distintas entidades para retomar el cierre del espacio, que involucró al municipio, al gobierno regional, la Armada, el MOP, la Corporación Costa Chinchorro y Carabineros.

“Esto nace a raíz de una solicitud del alcalde Gerardo Espíndola en torno a poder generar en lo posible un cierre del acceso vehicular a la ex isla, producto de que en el tiempo que estuvo abierto este espacio se generaron distintas incivilidades. Ya no solo eran las fiestas que se hacían en su interior, sino que también porte de armas, hechos de violencia e incluso lanzamiento de fuegos artificiales”, indicó Muñoz.

Es importante señalar que el cierre sólo impide el ingreso de vehículos al istmo de la ex Isla Alacrán, siendo permitido en todo momento la circulación de peatones por el sector. Además, la resolución emanada desde el GORE habilita el cierre por un plazo de un año, evaluable al término del periodo para una eventual extensión.

Francisco Alvarado, dirigente del club Unión Flopos, aplaudió la medida. “Feliz de que se cerrara, somos uno de los primeros siempre en reclamar porque llegábamos y en nuestro horario de surf que es temprano, encontrábamos 4 o 5 autos donde seguían tomando. Nos han pasado situaciones donde nos han mostrado pistolas y lo mejor es cortar por lo sano y estamos felices de que cerraran la playa”.

Por su parte, la directora ejecutiva de la Corporación Costa Chinchorro, Daniela Ortega, comentó que “hemos trabajado con la gobernanza, con la autoridad marítima y también con el gobernador regional para poder cerrar, porque era una solicitud de los deportistas quienes llegaban en la mañana a hacer sus deportes y había gente tomando, lo que les impedía poder entrenar tranquilos. La idea es poder brindar seguridad a los trabajadores y a las familias que pasean en el sector”.