Atenciones psicológias gratuitas organizan estudiantes de la Universidad Santo Tomás

A través de “Tomasinos Sin Fronteras”, estudiantes realizarán intervenciones con las comunidades de los sectores más afectados por el estallido social.

A raíz de la violencia generada en el marco del estallido social que vive el país, un grupo de estudiantes y egresados del área de la Psicología de la Universidad Santo Tomás sede Arica, inspirados en los valores de Santo Tomás de Aquino, brindarán estrategias de autocuidado a la comunidad más afectada.

El voluntariado, denominado Tomasinos sin Fronteras, es liderado por el estudiante de cuarto año de la carrera de Psicología Jornada Diurna, Marcelo Carlos Ríos, quien junto a sus compañeros Kadelyng Leiva y Juan Pablo Lagos, y el apoyo de la psicóloga y académica de la carrera, Daniella Villanueva, brindarán estrategias de autocuidado, alivio emocional y facilitarán la adaptación posterior a hechos traumáticos relacionados con la contingencia, para prevenir el desarrollo de psicopatologías a través de diálogos comunitarios, poniendo énfasis en la salud mental.

“Nuestro voluntariado se enfatiza en el respeto e inclusión, amor a la verdad, pensamiento crítico, fraternidad y solidad, y promover el bienestar y la salud mental”, destaca Marcelo, quien además es estudiante Sello Santo Tomás, que representa los valores de Santo Tomás de Aquino, en cuanto a la valoración de la persona por ser persona.

Marcelo es participante activo en los voluntariados de invierno y verano que organiza la Institución de Educación Superior, experiencia que le ha permitido ahondar en temáticas sociales y su deseo de colaborar desde su rol como futuro profesional.

“Me sensibiliza bastante la crisis social que sucede a nivel país y a nivel regional, esta iniciativa parte por salir de los libros, salir de la teoría que a veces se plantea mucho en carreras como psicología y comenzar a actuar, a través de una estructura, planificación y apoyo de mis compañeros, cumplimos un rol en la sociedad y este es promover la salud mental”, explica.

Agrega que “sería injusto de nuestra parte no generar un cambio, no acompañar al colectivo afectado emocionalmente, nuestro deseo es intervenir con infantes que sienten, que piensan sobre lo que está sucediendo a nivel país. Esto se resume a una frase de mis autores favoritos Donals Winnicott que menciona “dentro de cada niño existe una historia que necesita ser contada, una historia que nadie más ha tenido tiempo de escuchar”.

Intervenciones
Los estudiantes trabajarán con las comunidades de los sectores más afectados por las movilizaciones, como Tucapel, Diego Portales y las Acacias, entre otros. Durante las jornadas, incentivarán el arte en los niños y niñas por medio de la pintura y el dibujo para expresar dolencias, somatizaciones y preocupaciones que se hayan podido originar durante las movilizaciones, además de generar espacios de psicoeducación en estrategias parentales.

A lo anterior se sumarán actividades recreativas y de reflexión, tanto para niños como adultos mayores y la comunidad en general.