Asociación de mujeres indígenas rescatan técnicas de medicina ancestral a través del FFOIP

Durante la pandemia, nuestra salud física y mental, se vieron afectadas. A raíz de esto, la Asociación de Mujeres Indígenas Qamasana Warminakampi, vio en la medicina natural, utilizada por sus antepasados, una opción viable para que sus socias y familiares hicieran frente a la crisis sanitaria.

Fue así como a través de recursos del Fondo de Fortalecimiento de las Organizaciones de Interés Público del Ministerio Secretaría General de Gobierno, la asociación concretó su proyecto, mediante el cual rescataron técnicas ancestrales de medicina natural utilizadas por las comunidades indígenas durante décadas, que mezclan el poder curativo de hierbas de la zona con aceites y macerados.

Testigo del trabajo realizado por la 20 mujeres, fue el Seremi de Gobierno, Víctor Hugo Sepúlveda, quien junto a las asistentes participó del último taller, preparando un macerado de “Cola de Caballo”, hierba que ayuda a problemas estomacales además de evitar la caída del cabello. “Estamos muy felices de apoyar a Qamasana Warminakampi en su primer FFOIP, el cual tiene un fuerte componente de identidad cultural y de cuidado y respeto por el medio ambiente, y como Gobierno, apoyaremos siempre este tipo de iniciativas que van en la línea de preservar y valorar las tradiciones ancestrales. Sabemos que el rescate de estas tradiciones será sumamente útil para estas mujeres y sus familias, que sin duda seguirán replicando y aplicando los conocimientos para el bienestar común”, comentó el vocero desde el huerto comunitario construido por la asociación.

Maribel Rocha Gutiérrez, presidenta de Qamasana Warminakampi, explicó que hace un par de años junto a sus socias se han estado aventurado en el mundo de los huertos, y el poder aprender detalladamente cómo potenciar el uso medicinal de las hierbas que crecen en sus jardines ha sido primordial, sobre todo en pandemia, donde con aceites de lavanda han mitigado el estrés propio de la contingencia. “Agradezco al FFOIP por haber confiado en nosotras y por todo el apoyo que recibimos en el proceso. Para nosotras ha sido fundamental realizar este rescate cultural y poder sanarnos a través de la medicina natural”.

El proyecto, que contó con talleres online y presenciales, incentivó la creación de huertos domiciliarios, con el fin de que cada una de las participantes pudiese replicar estas técnicas en sus hogares y con sus familias.