Alcalde Espíndola y representantes originarios anunciaron el Jach’a Parlamento Nacional del Pueblo Aymara

El alcalde Gerardo Espíndola y la comisión organizadora del primer “Jach’a Parlamento Nacional del Pueblo Aymara” realizaron una conferencia de prensa, oportunidad en la que dieron a conocer el inicio y desarrollo del proceso de participación y construcción de un nuevo “Trato Político y Social” para las comunidades indígenas, organizaciones y poblados.

El encuentro estuvo enmarcado dentro del proceso constituyente, que contará con un escaño reservado para un representante aymara, quien podrá poner en la palestra las demandas históricas y representar al pueblo originario en la discusión por una nueva constitución para nuestro país.

Una oportunidad que fue celebrada por el jefe comunal, quien valoró el espacio de reunión y reflexión que permite dar inicio a un año que viene de la mano de una oportunidad única para la ciudadanía y en especial para los pueblos originarios, quienes podrán escribir una nueva carta magna en constitución.

“Arica y Parinacota es la región que tiene la mayor cantidad porcentualmente de pueblos originarios que participan en el proceso electoral. Es clave hoy día la reunión, la reflexión y pedirle tanto a la Pachamama como a nuestros ancestros que la sabiduría abunde este año y los que vienen para tener una participación como corresponde y conseguir los objetivos por los cuales siempre se ha luchado”, señaló el jefe comunal.

La jornada, desarrollada en el Poblado Artesanal, permitió informar la realización del Congreso Nacional Aymara año 2021, oportunidad que permitirá rescatar y fortalecer la cultura de las comunidades ancestrales del pueblo Aymara, las que buscarán un nuevo trato social y político.

Marcela Gómez Mamani, coordinadora regional del futuro Congreso Aymara 2021, explicó que “para el pueblo Aymara es un nuevo espacio que se nos abre. Este nuevo congreso va a llenar las nuevas expectativas que tenemos como pueblo. Hay muchos derechos que todavía no están conciliados como los derechos de agua, de territorio, el tema político y social de los pueblos indígenas y las demandas que aún están vigentes”.

El desafió hoy es poder reestructurar al pueblo Aymara como un pueblo realmente unificado, que tenga representatividad a través del parlamento nacional aymara, de tal modo de poder vislumbrar un futuro con mucha más esperanza de la que han tenido en los últimos años.