Al ritmo de la morenada se realizó actividad solidaria

Por Ada Angélica Rivas V.

La actividad solidaria de recolección de alimentos “Recolecton”, efectuada por el Bloque Proyección de la Fraternidad de Morenada Achachis Generación 90, se efectuó al ritmo de la música de la banda de bronce Rumisunkus, con nueve integrantes, que tocó en cada uno de los 17 puntos de entrega.

Desde un extremo al otro de la ciudad y durante cinco horas se llevó a efecto el recorrido en un bus de turismo, el que gracias a rifas anteriores fue costeado por este grupo de bailarines, para llevar alegría y un momento de distracción a quienes fueron solidarios con los que más necesitan al interior de esta gran fraternidad.

Además de quienes entregaron donaciones, la música agradó a muchos que estaban cerca, que por las ventanas de los departamentos o por los pasajes de las poblaciones salieron a escuchar y ver la banda de bronce, poco visible en este tiempo en que cada uno sale cada vez menos a la calle.

Para el presidente de la Fraternidad, Cristian Zavala, “llegar a las casas de quienes están donando, con un poco de tranquilidad, a través de la música, en este caso la banda, que es parte de lo que acostumbramos y se echa de menos, deja un sabor alegre en cada uno”.

Además de visitar grupos establecidos que esperaban el bus solidario, también hubo actos espontáneos de vecinos que colaboraron con alimentos. En la zona norte, los integrantes del Centro de Salud Familiar Doctor Miguel Massa Sassi, entregaron su apoyo en alimentos y aprovecharon de disfrutar un momento de música en vivo, agradeciendo el gesto en tiempos de mucho estrés profesional.

Rosmery Zavala, fundadora del Bloque Proyección, valoró a quienes apoyaron esta noble causa e indicó que llevar música fue un gesto de empatía por los malos momentos que todos estamos viviendo y que el resultado fue ver rostros felices disfrutando de la morenada. Débora Bautista, tesorera del bloque, indicó que esta fue una terapia espiritual, porque además de pasarla mal por falta de recursos, existe la imposibilidad de disfrutar de las fiestas que se celebran en este tiempo.

La actividad terminó con muchas colaboraciones que irán en directo beneficio de quienes tienen necesidades y han quedado sin sus fuentes laborales. El guía del bloque, Sebastián Tapia, dijo que la satisfacción y el corazón llenito son los sentimientos que quedan, que no es difícil ponerse en el lugar del otro y que hoy es el tiempo de ser mejores con nuestro prójimo.

La acción tuvo el éxito esperado y quedó en la memoria el ritmo de la morenada en época de pandemia.