Académico Unap propone crear huertos orgánicos urbanos durante la Cuarentena por Covid-19

La recomendación de mantenerse en los hogares, para evitar la propagación del Nuevo Coronavirus, Covid-19, se ha convertido en todo un desafío para quienes tenían rutinas diarias fuera de ellos y hoy necesitan ocupar su tiempo en casa.

Para hacer más productivos esos días de encierro y ayudar a mantener la salud mental y la del propio planeta, el académico del Centro Docente y de Vinculación de la Universidad Arturo Prat, el ingeniero agrónomo Sergio Ardiles que dicta distintas cátedras en la carrera de Técnico Nivel Superior Agrícola, propone la alternativa de crear Huertos Urbanos Orgánicos.

Ardiles, quien tiene vasta experiencia en instituciones como el Inia, Conaf y las semilleras, dice que el espacio “es un detalle. En un departamento como en el que yo vivo, se pueden hacer, reutilizando, reciclando lo que estaba destinado para ir a la basura. La idea es que no compremos nada. Todo lo que creamos en desuso sirve, para plantar y tener nuestras propias verduras para esas tan apreciadas ensaladas o contar con hierbas aromáticas que ocupamos habitualmente en la cocina.

-¿Cómo se puede cultivar en las casas considerando que tenemos un clima desértico?

-Se puede siempre. Un tallo de la lechuga, del brócoli, un trozo de papa, un trozo de zanahoria, bastan para tener nuestra propia huerta orgánica. De ellos pueden salir las mismas verduras, quizás no del mismo tamaño que la original, pero se puede. Con un riego adecuado y constante, se pueden obtener estos productos.

Yo vivo aquí en Mirador del Pacífico y nos han asustado mucho con la prohibición de tener jardines por la salinidad de los suelos. Así es que decidí tener mi propia huerta dentro de mi departamento, en macetas hechas con desechos y tengo una variedad de productos.

-¿Por qué su propuesta incluye el reciclaje?

-Porque creo que es necesario usar los desechos orgánicos y reintegrarlos al suelo. De esta manera uno puede tener rebrotes de algunas plantas. Por lo tanto, no es necesario ir a comprar semillas a una tienda.

También esos desechos puedan dar origen a un fertilizante orgánico, denominado compostaje, material que puede integrarse al suelo y así manejar su estructura para que las raíces puedan profundizar de mejor manera.

-¿Y qué podemos esperar de estos huertos caseros?

-Se pueden conseguir cosechar de plantas o verduras de la misma especie con menor calibre, pero absolutamente comestibles.

-Ahora que la mayoría debe estar encerrada en sus casas ¿cómo se puede crear un Huerto Urbano orgánico?

-Lo primero es no botar nada. Todo se puede transformar. Primero hay que clasificar la basura y así daremos una reutilización a los desechos orgánicos que pueden generar otro ser viviente sólo proporcionándole agua. La idea es crear un ecosistema, atrayendo insectos beneficiosos para que no haya plagas.

-¿Eso quiere decir que de una ensalada típica de la mesa chilena, se pueden obtener los mismos productos para otra nueva?

-Exacto, pero hay que tener la precaución de que esa materia que vas a reproducir, no tenga aceite sobre las hojas. El aceite no permite que el suelo respire y eso provocará un hedor si las usas con ese material.

Mientras más pequeña sea la materia orgánica, más fácil será su proceso de descomposición. Una alternativa sería triturar esa materia y luego enterrarla a 5 centímetros de la superficie en un recipiente en desuso. Después de una semana o una semana y media puede que veamos algo verde renaciendo.

Pueden probar también con tallos de menta o hierba buena y se dejan remojando a la sombra hasta tener raicillas.

Para el riego pueden reutilizar aguas de la lavadora o del lavamos.

-¿Qué otros efectos se ven con estos huertos orgánicos?

-Yo vivo en un departamento en Arica. Y aquí tengo varias macetas, incluso una con algodón café. Esta planta es hospedera del colibrí y en medio de tanto cemento que me rodea, tengo la fortuna de recibir colibríes en mi balcón.