Académica U del Pacífico aconseja como preparar a los niños para la vuelta a clases

regreso_clasesLuego de las extensas vacaciones de verano, viene la “resistida” vuelta a clases de los niños, es la vuelta a la rutina de marzo y retomar las conductas dejadas de lado durante el período estival.

Para poder afrontar este momento de la manera más apropiada y con compromisos consensuados, es que la coordinadora académica de la Escuela de Psicología de U del Pacífico, Verónica Navarrete Brescia aconseja sobre las acciones ideales para volver de la rutina veraniega.

Lo ideal es que la rutina devacaciones no este marcado por la falta absoluta de normas y rutinas que estaban presentes durante la etapa escolar. Lo mejoren estosperiodos es flexibilizar los horarios de sueño, comidas entre otros, sin alterarlos totalmente ya que esto influye en los ritmos y hábitos que los niños ya tienen instalados”, señala la psicóloga.

La experta comenta que este proceso debe ser progresivo, ya que al estar los ritmos instalados, estos regulan nuestros hábitos de sueño, alimentación entre otros. “En este sentido es aconsejable integrar al niño actividadesque, por una parte les permiten desarrollar interés y motivaciones personales y a la vez mantener una organización de los tiemposy las rutinas de los niños”.

Sobre la mejor manera para llegar acuerdos con nuestros niños, entendiendo que pueden existir diferentes edades entre ellos, Verónica Navarrete señala como primer punto que estos espacios de acuerdos deben ser generados por los mismos padres tomando en cuenta laetapa evolutiva del niño. “Lo ideal es generar un lugar de escucha donde los menores puedan manifestar sus intereses, inquietudes y miedos, generándose un espacio comunicacional contenedor que permite que los niños manifiesten sus planteamientos sin temer a la negación o el juicio de sus padres,permitiendo en conjunto la anticiparse a acontecimientos que confunden o asustan al niño”.

Y advierte que, no es raro que en los periodos de adaptación a las nuevas rutinas de verano los niños se muestren rebeldes o irritables frenteal cambio. “Esto requiere que los padres tengan mayor tolerancia y paciencia con los niños. Es importante en estos periodos el refuerzo de los aprendizajes logrados por sobre el éxito, lo que repercute positivamente sobre la autoestima y motivación de los menores”.

Sobre cómo y cuándo advertir que los niños están estresados frente a la llegada de la temporada escolar, y de cómo actuar consecuentemente, Verónica Navarrete indica los padres pueden advertirlo cuando estos comienzan a presentar – días previos al ingreso escolar – algunos de los síntomas del estrés que puede afectar a los niños en la vuelta a clases, tales como, desórdenes al dormir, irritabilidad, retraimiento, falta de apetito, entre otros.

“Los padres y la familia tienen un relevante papel en el proceso de adaptación desde la rutina veraniega al ingreso escolar.Es importante comenzar a instalar paulatinamente hábitos y rutinas que serán requeridos en la etapa escolar. No es bueno exigir estos hábitos de un día para otro sino más bien en un proceso progresivo, que no estrese a los niños y le permita adaptarse. La compra de útiles y uniformes debe ser programada y no realizada apurada y con estrés por parte de la familia, por ejemplo”.

En este mismo sentido – agrega – un aspecto importante es como los padresy la familia significan la vueltaa clases, ya que si esto es vivenciado por los adultos con una carganegativa, angustiante ymolesta, los niños lo vivirán de igual modo a nivel personal. “Los mensajes de parte de los padres relacionados con la adquisición de nuevas habilidades y destrezas junto a las posibilidades de encuentro con amigos y profesores son motivadores importantes en este proceso de adaptación al regreso a clases”

La experta comenta que así como es fundamental que la rutina veraniega incluya espacios de recreación o de actividades no ligadas a las exigencias académicas (tales como un deporte o hobbies dentro de los intereses y motivaciones particulares del niño y que les permiten desarrollar nuevos aprendizajes), también es aconsejable practicar quehaceres que los mantengan activos frente a futuros requerimientos escolares. “En los periodos de vacaciones es relevante que el niño siga activo y realizando actividades que lo mantengan ocupado y que a la vez refuerzan la adquisición de nuevas habilidades y destrezas. Esto debe ser orientado según la etapa evolutiva del niño”.

Como ejemplos – según rango de edad– propone
·En niños de entre tres y seis años, se recomiendan todas las actividades relacionadas con destrezas motoras y de coordinación, actividades deportivas, recreativas al aire libre, tales como un deporte, la natación entre otros son de gran utilidad.

·En los niños por sobre los seis años y hasta los diez años, los juegos de salón que permiten compartir con otros y a la vez ejercitar habilidades básicas de comprensión lectora y numéricas son aconsejables. Son apropiados en este periodo los juegos para jugar en grupode salón, tales como el monopoli, ir de compras, ludo, damas, juegos de estrategia entre otros que les permiten ejercitar y realizar transacciones simples. También son apropiados los juegos que les permiten realizar experimentos, ya que en esta etapa aprender lo que ven a nivel concreto, juntando materiales y exponiéndolos a diversas actividades. Los juegos de construcción y armado de diversos objetostales como aviones, autos, pulseras, libros son también adecuados.

·Desde la pre pubertad a la adolescencia, los jóvenes se centran en la construcción de identidad. En este sentido buscan activamente espacios de soledad e intimidad. Y los libros, principalmentede novelas y poesía, la música y los videojuegos comienzan a llenar el ocio de los adolescentes. Sin embargo, en esta etapa también es relevante la supervisión adulta, ya que muchos jóvenes comienzan a ser dependientes de sus videojuegos