265 millones de pesos invierte el municipio en compra de camiones para recolección de basura

Porque en tiempos de pandemia la generación de basura ha ido en franco aumento, y para potenciar su fatigada flota de maquinaria pesada, la Municipalidad de Arica concretará la compra de dos camiones recolectores de basura que representarán una inversión de 265 millones de pesos municipales.

La adquisición de los nuevos camiones aprobada por el Concejo Municipal, representa una importante solución, considerando que, en la Dirección de Medio Ambiente Aseo y Ornato, Dimao, hay camiones que hace más de siete años cumplieron su vida útil.

Para sobrellevar la dotación de policías de aseo que están en cuarentena; enfrentar los problemas que presentan los camiones recolectores en sus cajas compactadoras, y cumplir con el retiro de basura en la zona urbana y en los valles de Arica, el municipio contrató camiones tolva y personal que se sumarán a las labores de aseo que cumple la Dimao.

Aumento de residuos
Al deterioro sufrido por los camiones municipales debemos considerar que en pandemia existen estudios que muestran el aumento de residuos sólidos en las calles de diferentes ciudades del mundo, y Arica no es la excepción. Por tanto, la IMA debe fortalecer el aseo y generar más conciencia en la gestión domiciliaria que cada persona puede hacer con sus propios residuos.

En el mismo sentido, el alcalde Espíndola dijo que “durante la pandemia han aumentado el número de tomas de terrenos en el sector del valle de Azapa, lo que viene de la mano con el aumento de una población que genera mayor cantidad de residuos sólidos en Arica”.

“No basta con comprar más camiones para la recolección de la basura. Por eso, estamos empujando un sistema de residuos sólidos mucho más integral. Por eso, concretamos acciones como la construcción de un nuevo taller mecánico para la reparación de camiones recolectores de basura”, destacó el alcalde Espíndola.

Ordenanzas municipales
El municipio también cumplió con el mejoramiento de los baños del vertedero municipal, otorgándole así, un espacio de dignidad a los funcionarios que trabajan en dicho lugar. Además, en la gestión Espíndola comenzó a regir la ordenanza para disminuir el uso de bolsas plásticas y la ordenanza “Por la razón o la multa”, que castiga a las personas que botan basura en las calles de Arica.

Finalmente, el administrador municipal Edwin Briceño Cobb, recordó que el municipio le presentó al Concejo Municipal y al Consejo Regional, la creación de un Plan Integral de Gestión de Residuos Sólidos basado en un sistema de carga lateral, iniciativa que se encuentra en etapa de financiamiento.