110 estudiantes del presidio de Acha recibieron licenciaturas de octavo básico

El director Daniel Astigueta Santos de la escuela E-93 “Pedro Gutiérrez Torres” que funciona al interior del Complejo Penitenciario de Acha, resumió en un par de palabras el sentido de la ceremonia licenciatura de los 110 alumnos y alumnas que egresaron de octavo básico de esta escuela municipalizada que funciona tras las rejas: “Estos son excelentes alumnas y alumnos, disciplinados, esforzados, respetuosos, deferentes y con una sola meta en su horizonte, la reinserción social”.

Y este contexto se realizó la solemne ceremonia, con toga y birrete incluidos, ingreso emotivo, himno nacional, palabras del director, números artísticos, entrega de las licencias, premios a los estudiantes destacados, y las palabras de despedida de una alumna licenciada. Solo faltaron los padres y apoderados.

En representación del director del DAEM asistió la jefa de recursos humanos Valeria Suazo Poblete, quien al término de la ceremonia expresó: “Esta licenciatura tiene una connotación especial en la educación pública, ya que estas persona han perdido su libertad, pero no sus derechos fundamentales como la educación, la salud y a la vida digna. Hay que reconocer el gran esfuerzo que han hecho pese a vivir en condiciones adversas, esta emotiva ceremonia nos llena de orgullo y admiración”.

La actuación del grupo “Ensemble Electro Acústico” que integran siete alumnos del Liceo Artístico bajo la dirección del profesor de música Mauricio Barrios, llamó positivamente la atención a los asistentes. Ellos interpretaron con maestría batería, contrabajo, guitarra y cantante, conocidos temas con ritmo de jazz y blues.

Su profesor Mauricio Barrios, admitió que los chicos estaban “un poquito nerviosos” en Acha, pero orgullosos de haber sido invitados a la licenciatura: “Fuimos invitados y para nosotros es una nueva experiencia de vida ya que es la primera vez que estamos aquí, los niños están un poquito nerviosos pero contentos de entregar su música a los egresados y ser protagonistas de un bonito gesto solidario”.

La ceremonia finalizó con la entonación del Himno Arica, y con abrazos emotivos por parte de los internos que cumplieron una importante etapa a la búsqueda de la reinserción social y de nuevas oportunidades en sus vidas.