Tecnología en redes, clave para el proceso productivo y la eficiencia de costos

Claudio Torres Gerente General de D-Link para el Cono Sur

Por Claudio Torres
Gerente General de D-Link para el Cono Sur

Uno de los principales desafíos de las empresas de hoy en día, es integrar las tecnologías que ya son parte de la vida diaria de las personas en sus procesos productivos de una manera simple, segura y a un costo accesible.

Las personas acceden naturalmente a contenido en línea de una manera rápida y permanente como nunca antes. En este caso, la realidad supone un desafío para las empresas, puesto que tienen que encontrar la mejor forma para que los miembros de su organización colaboren entre sí en beneficio de la compañía.

Frente a esto, el primer reto pasa porque la inversión necesaria para el logro de este objetivo debe ser la que se ajusta al presupuesto de la empresa, para que su implementación se materialice. De lo contrario, vemos como muchas veces, por falta de conocimiento de las opciones existentes en el mercado, las soluciones planteadas no se ajustan a lo que requieren las compañías. Por este motivo, se ven obligadas a postergar su ejecución, lo que sólo profundiza la brecha con respecto a los competidores.

Actualmente, resulta natural que las empresas de cualquier rubro busquen digitalizarse. Un primer paso para esta transformación digital es contar con una infraestructura de red Wi-Fi acorde a la cantidad de usuarios, el consumo de banda ancha necesario y un adecuado perímetro de seguridad. La conjugación de todos estos aspectos debe llevar a garantizar la actividad colaborativa e ininterrumpida entre todo el equipo de trabajo.

Cuando la propuesta básica del acceso a las redes en empresas se hace realidad, ésta se vuelve parte del mismo proceso productivo. Al promover su utilización en lugar de restringirla, ya sea a nivel de grupos pequeños y/o individualmente, con o sin la participación de la dirección de la compañía, se permite mejorar la comunicación y, por ende, mejorar exponencialmente la colaboración interna.

Lo anterior, independiente del área en que las personas trabajen o el cargo que sustenten, las tecnologías de redes hacen que la colaboración en el negocio de la compañía pueda ser un objetivo transversal a toda ella.

Otro valor agregado a considerar es que las redes de datos nos ayudan a tener un control mucho más detallado de los procesos productivos, dándonos la oportunidad de mejorar las partes que tienen problemas y con esto obtener eficiencia en costos. Sin embargo, todo lo anterior no es posible si no se considera también una estrategia de la seguridad y continuidad operativa con un nivel de inversión que sea acorde a mis objetivos de negocio.

La posibilidad de tener soluciones de redes de datos (como las redes Wi-Fi con gestión en la nube) hace posible esta realidad, por lo que se convierte en una obligación. Las expectativas de las empresas están aumentando y este parece ser el año donde aquellas demandas deben ser cumplidas. Afortunadamente, el mercado ya cuenta con soluciones de calidad y de una inversión acorde a nuestra realidad para implementarlas de modo de lograr este desafío de adaptarse a los cambios.

Acerca de D-Link
D-Link es uno de los principales players mundiales en el área de equipos para la infraestructura de redes convergentes y seguras, monitoreo y soluciones en cloud computing para los consumidores y las empresas, y es la marca con mayor reconocimiento en Latinoamérica en la categoría de conectividad. Cuenta con filiales en los mercados más grandes del mundo y una extensa red de distribuidores en más de 90 países.

La compañía ofrece continuamente soluciones de conectividad que amplían y mejoran la experiencia de acceso a la red, para que sus clientes se mantengan conectados y obtengan más experiencias, productividad y oportunidades en el día a día. Para ello, D-Link mantiene centros de investigación y desarrollo dentro y fuera de Taiwán, su país natal.