Red Asistencial de Arica velará por la salud de fieles que asistan a santuario de la Virgen de las Peñas

La Dirección de Salud Municipal Arica, DISAM, en coordinación con la Red Asistencial de Arica y Parinacota, estableció un plan de contingencia para otorgar una respuesta eficiente y oportuna en la atención asistencial de salud a los miles de fieles que asisten a la festividad religiosa de la Virgen de las Peñas.

La DISAM mantendrá un monitoreo permanente de la salud de la población y del funcionamiento de los establecimientos de Atención Primaria de Urgencia, que pertenecen a la Red Asistencial de Arica y Parinacota, garantizando a la población, turnos durante los días de contingencia, verificando la programación e insumos en cada uno de estos establecimientos y Garantizando a la población el funcionamiento habitual en los establecimientos de esta Red.

Videollamadas
Con respecto a los Servicios de Atención Primaria de Urgencia, SAPU y las postas rurales de San Miguel de Azapa, Poconchile y Sobraya, la DISAM informa que éstas se mantendrán operativas conforme a Protocolo de Atención de Urgencia mediante el sistema de Videollamadas que permite la atención oportuna de pacientes que consultan por una urgencia.

En relación a las postas rurales de Livilcar y Chamarkusiña, la atención de salud estará a cargo de un equipo multidisciplinario de salud durante las 24 horas del día, el viernes 5, sábado 6 y domingo 7 de octubre de 2018. Y el lunes 8 de octubre hasta las 12 del día. Y se entregará atención médica de salud y tratamiento a todo paciente que presente un problema de salud agudo.

Trasladados en helicóptero
Las personas que según prescripción médica presenten un problema de salud agudo, serán trasladadas en helicóptero hasta el helipuerto del hospital Juan Noé, en coordinación con Carabineros de Chile y el Sistema de Atención Médica Móvil de Urgencia, SAMU.

La DISAM les recomienda a los fieles que concurran al santuario de las Peñas, que se protejan del sol utilizando sombreros y bloqueador, especialmente en los niños y adultos mayores, que se hidraten de manera adecuada, que no suspendan sus tratamientos médicos y que aseguren la alimentación y colaciones a todo paciente portador de diabetes Mellitus.