Maratonista sobreviviente de accidente de Teletón 2012 dicta charla motivacional a egresados Unap Arica

El ingeniero comercial Duilio de Lapeyra instó a los ex alumnos a desarrollar conductas positivas frente al cambio, pese a adversidades como las que debió vivir luego del atropello que lo dejó en estado de coma.

El cambio y una mentalidad positiva en la vida, fueron los mensajes que entregó el maratonista Duilio de Lapeyra a un grupo de egresados de la Universidad Arturo Prat (Unap), durante la charla motivacional “Cambiar o Morir” que dio en la sede del Centro Docente y de Vinculación Unap Arica.

La jornada fue parte del IX Encuentro de Egresados y Titulados Unap, organizado por la casa de estudios. En el encuentro, el expositor relató su experiencia de sobrevivencia y cambio, tras sufrir un accidente en una corrida solidaria por la Teletón en 2012, donde fallecieron tres de sus amigos.

De Lapeyra, ingeniero comercial y MBA, señaló que “es siempre un privilegio poder venir a una universidad. Cuando me contactaron para hacer una charla a los ex alumnos de la Unap, fue muy importante, especialmente porque todo está cambiando. Quise compartir mi experiencia sobre el accidente que tuve hace 6 años, que me cambió la vida. Nosotros corríamos siempre por causas solidarias y el 2012 corrimos por la Teletón, donde un conductor nos atropelló, murieron tres de mis amigos y a mí me dieron por fallecido”.

También indicó que el verdadero accidente ha sido su rehabilitación con complejas operaciones que vinieron tras el atropello, luego de despertar del estado de coma. Si bien el diagnóstico preliminar indicaba que no volvería a correr, con esfuerzo después de 6 años, pudo volver a hacerlo, participando en un maratón de 42 kilómetros.

“Sacar algo bueno”
El maratonista solidario advierte que, de situaciones duras como la que vivió, “hay siempre que sacar algo bueno. La idea es cómo podemos hacer el cambio e impactar en el 99 por ciento que no controlamos. Aquí nos e trata de triunfalismo ni exitismo, sino que de hacer un cambio para la familia, el entorno, para los que uno quiere. Si el entorno es feliz eso también le provoca felicidad a uno mismo. Todo tiene un propósito que te pone de pie”.

Plantea que experiencias como un despido o un cambio de lugar de trabajo, “no se pueden mirar como algo negativo. Hay situaciones que nos pueden tirar al piso, pero que nos podemos levantar, y para dar el siguiente paso, las personas claves somos nosotros mismos”.

El profesional sostiene que decidió realizar las charlas motivacionales a partir de 2014, para contar e impulsar a una actitud no reticente a los cambios, especialmente en los profesionales que se incorporan a la vida laboral.

“Yo cuento el antes, el durante y el después de mi accidente. Esto lo he combinado con temas más técnicos. Mi neurocirujano me decía que cuando me emociono, aprendo. A ti que te gusta la capacitación, la mejor forma de entregar aprendizaje es cuanto logras emocionar a tu audiencia. Mi objetivo es entregar herramientas para la construcción de hábitos a través de distintas herramientas a las personas”, expresó.

De Lapeyra lanzó un mensaje solidario, invitando a los presentes a conocer las realidades ocultas del país, especialmente aquellas que experimenta la población más vulnerable. Tras el accidente, dijo que cambió el foco de sus acciones, proponiendo sus talleres motivacionales a las empresas que antes del accidente apoyaban sus cruzadas hacia grupos con necesidades económicas.