Mamá desiste de vacunar a hija recién nacida

Guagua sin vacunarUn dura controversia se está desarrollando entre el hospital Dr. Juan Noé de Arica y Mitzi Mora, madre de una menor de un mes de vida, al negar que vacunen a su hija.

El caso se basa en que los padres de la menor, no desean que se inocule la vacuna a la recién nacida, como lo hacen en todos los hospitales del país, tal como está estipulado en un decreto de Ministerio de Salud, en que se especifica claramente que la vacunación debe ser realizada.

Al negarse la familia, el hospital debió presentar un recurso de protección hacia la menor en la Corte de Apelaciones, recurso que fue aceptado y fallado a favor del hospital, y se espera que la parte judicial defina cual va a ser el camino a seguir, según manifestó el Dr. Luis Sandrock, seremi de Salud de la región.

Por su parte, la familia de la menor presentó una carta a la Corte de Apelaciones, explicando los motivos por los cuales no querían que su hija fuera vacunada.

Mitzi Mora, indicó que al nacer su hija el 13 de diciembre, ellos manifestaron que asumían toda la responsabilidad de lo que pudiera suceder con la menor, el no aceptar ser vacunada. Esta situación le trajo como consecuencia que no se le entregara el carné para el consultorio, hasta que no firmara un documento en la que indicaba que rechazaba la vacuna. Firmado el documento, se le entregó el carné. Quince días después le llegó hasta su hogar, el recurso de protección, donde se le indicaba que debía vacunar a su hija, e indicándole que era una persona caprichosa e irracional.

Las principales razones de su oposición a la vacunación de la menor, es el mercurio que contiene el timerosal y varios otros componentes que causan un daño al organismo en un determinado porcentaje, razón por la cual no quieren exponer a su hija a este porcentaje de posibilidades. Manifestó la madre de la menor, que tienen un hijo de tres años y que tampoco fue vacunado y goza de muy buena salud.

Otro de los motivos es que el Servicio de Salud, no se hace responsable de los efectos o daños secundarios que pudiera causar la vacuna, lo que en muchas ocasiones, solo se puede detectar a los tres o cuatro años de edad, donde es prácticamente imposible asegurar que fue la primera vacuna la causante del daño.

Otro de los efectos que puede causar la vacuna es ulceración local, fiebre alta y afecta la epífisis de los huesos largos del pequeño, etc..

En relación a esta situación, el ministro de salud Jaime Mañalich (audio) indicó que sin duda alguna, esta negativa obedece a la mala imagen que han creado algunos parlamentarios en contra de la estrategia nacional de vacunación y que es una demostración palpable del error que significa esta política que ha generado mantos de duda sobre el programa nacional de inmunizaciones que es uno de los más prestigiados en el mundo y que ha sido reconocido por organizaciones internacionales de la salud, en su contenido y en su alcance.

La situación judicializada, está a la espera de cual va a ser el procedimiento de la justicia, en que se obligará a los padres, según la resolución de la Corte, de vacunar a la menor.