Los mejores restaurantes del país se surten de nuevas variedades de tomates producidos en Arica

Hace unos 3 años, el agricultor Cristian Ayca comenzó a innovar con sistemas de cultivo sin suelo y riego semi automatizado y luego experimentó con nuevas variedades de tomates de especialidad (gourmet). Hoy el sueño es más grande; recibir apoyo del gobierno para generar asociatividad y consolidar este proyecto innovador.

“Asociarse o morir”, dijo el Ministro de Agricultura; Antonio Walker, cuando comenzó su rol de líder del MINAGRI hace tres meses y, claramente, es la misma idea que comparte el agricultor Cristian Ayca, quien produce tomates en el sector de Sobraya, ubicado en el kilómetro 22 del Valle de Azapa y que se atrevió a innovar con la producción de tomates de especialidad (gourmet) que, actualmente, llegan a las mesas de los mejores restaurantes de la región Metropolitana y la propia región de Arica y Parinacota.

Con la idea de que el Seremi de Agricultura de la región; Jorge Heiden, conociera el trabajo con variedades experimentales de tomates que está produciendo en su parcela y pudiese apoyar una futura asociatividad entre agricultores del sector, la autoridad fue invitada a conocer en terreno cómo crecen tomates cherrys de diferentes colores, tipo RAF, saladette, pera, marmande y tomate corazón de buey.

Para el Seremi Heiden, éste es un ejemplo de capacidad de innovación y desarrollo de productos que potencian el rubro agrícola en la región, porque, como mencionó el ministro Walker y el presidente Piñera, “debemos creer en la agricultura como herramienta para desarrollar Chile, rubro en el cual más del 90% son pequeños y medianos agricultores, por lo que hay que apoyarlos, de modo que puedan organizarse y asociarse, porque dentro de los objetivos de este nuevo gobierno está mejorar la competitividad de las Pymes agrícolas, profundizar la integración al mundo e introducir mayor competencia en el sector agrícola y modernizar la institucionalidad del sector”.

Distintas especies de tomates gourmet desde Azapa para todo el país
Cristian Ayca es de familia de agricultores y hace unos tres años comenzó a innovar cambiándose del sistema de cultivo tradicional a uno sin suelo, específicamente a sustrato de fibra de coco, debido a las altas poblaciones de nemátodos en sus suelos, conocidos patógenos que atacan a las raíces de las plantas, con consecuencias tan negativas como bajar significativamente los rendimientos del cultivo.

En un principio, se trató de una inversión completamente privada, pero posteriormente consultó a la empresa privada con el fin de obtener apoyo financiero y así solucionar su problema de suelos afectados.

De esta forma, el primer salto que dio fue trabajar no sólo con cultivo sin suelo, sino también con un sistema de riego semi automatizado para la producción de tomate injertado.

Los resultados fueron muy buenos, ya que el rendimiento pasó a ser de 120 toneladas por hectárea a 180 en un año, además de empezar a producir tomates de mayor calidad, que son los llamados “tomates biológicos”, dado que en su producción se usa menor cantidad de productos fitosanitarios.

El próximo paso fue una consultoría y apoyo por parte de INDAP mediante un servicio de asistencia técnica (SAT) en busca de generar negocios más rentables, para lo cual destinó un espacio de su parcela para experimentar con distintas variedades de tomates de especialidad que le ofreció la empresa ANASAC.

Actualmente estos tomates se venden, principalmente, a restaurantes gourmet en Santiago y en Arica y el sueño va mucho más allá: “queremos asociarnos con otros agricultores del sector Sobraya, que principalmente son familia, y así competir del mejor modo en el mercado nacional y, por qué no, en el mercado internacional con nuestros productos, que son de la mejor calidad”, concluyó un entusiasta Cristian Ayca.