Gran Final del videojuego Amaru y Suyai de Explora CONICYT

Por: Ada Angélica Rivas
Periodista Explora

Durante un año se realizó la investigación, desarrollo tecnológico y contenido del Videojuego Amaru y Suyai: Descubriendo los Secretos del Chinchorro, del Proyecto Asociativo Regional Explora de CONICYT, ejecutado por la Universidad de Tarapacá.

“Es interesante ver cómo podemos aprender de otra manera sobre la cultura chinchorro; aunque venía a compartir con los demás colegios pero no con el sentido de ganar una copa”, dice Renato Cáceres del colegio Ford College. Y aunque no era su prioridad el estudiante se llevó la copa como ganador indiscutible de la Gran Final del Videojuego Amaru y Suyai: Descubriendo los Secretos del Chinchorro, del Proyecto Asociativo Regional Explora de CONICYT, ejecutado por la Universidad de Tarapacá.

Tres horas seguidas duró la competencia de la Gran Final del Videojuego en el hall del campus Saucache, donde se vivió una verdadera fiesta, generada por la alegría de las barras, que acompañaron a sus representantes. “Bien organizada, alegre, interactiva, actualizada, y mi alumno bastante motivado”, señaló el profesor Gabriel Moyano del Liceo Politécnico de Arica, para graficar este evento donde los personajes Amaru y Suyai de la mano de los estudiantes recorrieron las distintas zonas que habitaron los grupos chinchorro y conocieron el arte de la pesca y ritual de momificación.

“Nunca nos imaginamos en hacer una competencia como ésta. El recibimiento de los colegios fue muy bueno, incluso tenía un poco de temor si los estudiantes iban a encontrar un poco monótono el juego, y no fue así, generó emociones, a medida que iban pasando a la final había mayores dificultades, eso a los niños los motivó”. Es la reflexión de Sebastián Aracena, ingeniero informático a cargo de este producto.

Cada cierto tramo ingresan al sector de juego seis competidores en grupos de a dos en tres pantallas, los cuales van siendo llamados por el locutor Explora, Claudio Fuentes, encargado de Valoración, y las barras se reúnen en torno a quienes necesitan energía y concentración para avanzar en las etapas, que cada vez tienen mayor dificultad.

Jonathan Loayla de la Escuela América ganó dos partidas y luego pasó a ocupar el segundo lugar de la competencia final. “Me pareció bien entretenido y me gustó pues esperaba algo así”, indicó. Además de esta escuela participaron 14 establecimientos de Arica: Abraham Lincoln School, Azapa Valley, Colegio Andino, Colegio San Jorge, Colegio Saucache, Escuela Darío Salas, Escuela Manuel Rodríguez Erdoyza, Ford College, Junior College, Arica Liceo Agrícola “José Abelardo Núñez Murúa”, Liceo Antonio Varas de la Barra, Liceo Politécnico, Escuela República de Israel y Escuela Ricardo Silva Arriagada.

Andrés Aguilera del Abraham Lincoln School obtuvo el tercer lugar. “Quería estar entre los tres primeros, la verdad estuvo muy parejo, estuvo muy bueno todo”, indicó con una linda copa y diploma recibidos por su participación.

Pero no fueron los únicos ganadores, el premio a la mejor barra fue indiscutido, el Colegio San Jorge, llegó organizado con lanzas y collares emulando a los chinchorros, más un grito de ánimo ad hoc, que no dejó de llamar la atención.

Para algunos esta Gran Final fue más de lo esperado, si resulta casi perfecto y con todos los participantes contentos, no hay mucho más que agregar. El videojuego se va a difundir en una página de Explora, desde donde se podrá descargar. Amaru y Suyai seguirán viviendo eternamente en el videojuego cultural, que por primera vez desarrolla la Universidad de Tarapacá.