Fruta hecha en casa

Por Verónica Marzolo
Prensa Universidad del Pacífico

La felicidad de poder cosechar frutas desde el propio jardín, desde un árbol al que se le ha dedicado tiempo y cuidados durante varios años, es algo único. Y al contrario de lo que pudiera pensarse, esto no es una tarea difícil.Para ello, una especialista entrega algunas recomendaciones para plantar y mantener árboles frutales en el propio jardín, sea este grande, mediano o en un espacio reducido como macetas.

Cuando se habla de plantas frutales y de su capacidad de tolerar o resistir al clima particular de una región o zona, hablamos también de su rusticidad.Cada especie tiene requerimientos mínimos climáticos y otros relacionados con el tipo de suelo.Es por ello, que la secretaria de estudios de la carrera de Agronomía de la Universidad del Pacífico , Carmen Gloria Pizarro, indica que *es imprescindible conocer la zona en donde se vive.*

“En Chile, conviven variadas zonas climáticas, incluso en la denominada ´zona central´, podemos reconocer diferencias, por ejemplo, con y sin influencia costera, la que define la presencia o no de heladas. Una herramienta adecuada para observar las características de su zona climática particular, es la red AGROMET , constituida por estaciones meteorológicas que mantiene el Instituto de Investigación Agropecuaria (INIA), desde Arica a Magallanes. Es muy interesante observar algunos parámetros como temperaturas máximas y mínimas de su localidad, así como el historial de las precipitaciones registradas.Esta información, así como viento, acumulación de horas frío, entre otras, son indispensables para conocer las restricciones u oportunidades de su zona, para decidir cuál es la especie frutal más adecuada”, indica la ingeniera agrónoma.

*En función de aquello, es que se definirá qué frutal plantar*. “Existen árboles, como el ciruelo, el cual Ud. podrá establecerlo desde la región de Arica hasta la de Los Lagos, y otras especies, como palto, que puede ser cultivado desde la zona norte hasta la provincia del Cachapoal en la región de O’Higgins”, indica a como de ejemplo.

*Otra de las variables a considerar es el suelo*. “Cuando se planta un árbol frutal, es importante respetar su suelo.Muchas personas, lo primero que hacen es un hoyo que reemplaza por otra ´tierra buena´, pensando que esta nueva tierra será mejor para el desarrollo de la planta, que la tierra original, cuando en realidad es a la inversa. Simplemente va a crear una especie de pozo que acumulará agua, que ahogará el árbol si estás en tierra arcillosa. Es mejor poner compost en la superficie y no en el hoyo de plantación.

Junto con lo anterior *se debe realizar una correcta elección del portainjerto*. “Los árboles frutales se propagan por injerto, es decir, es un brote injertado en las raíces de otro árbol. Por ello, es importante preguntar en el vivero al cual se acuda a adquirir la planta, respecto al portainjerto utilizado y cuáles son sus características.No olvidemos que estos magníficos seres vegetales viven en dos dimensiones tan diferentes como lo es una aérea y otra subterránea, y ambas tienen requerimientos particulares y únicos. El portainjerto puede tener tolerancia o resistencia a condiciones adversas del suelo que Ud. tenga. Solicite en el vivero, cuál es el portainjerto que tiene su planta y sus características”, aconseja la docente de la U. del Pacífico.

Y *cuándo es el mejor momento para plantar.* “Generalmente, conviene plantar los árboles frutales caducos (como ciruelo, almendro nogal, manzano peral, duraznero, cerezo, entre otros), en la época fría del año, es decir entre los meses de junio a agosto, así nos aseguramos que la planta ya esté asentada en primavera y haya emitido raíces antes de la brotación y floración. Esto es válido para arbustos y plantas de raíz desnuda.Para las plantas y frutales en bolsa (como palto, cítricos, olivo, níspero) se puede plantar durante la primavera y el verano, aunque lo ideal sigue siendo la primavera”, indica.

Carmen Gloria Pizarro, señala que *este tipo de trabajo no requiere de mantenimiento y protección muy exigente.* “Fundamental se requiere cuidarlo durante los primeros tres años para que el césped y las malas hierbas no compitan con el árbol pequeño. Para eso, es suficiente despejar en un círculo de un metro de radio “, aconseja.

La experta agrega que, *para realizar estas labores, no hay necesidad de grandes inversiones en accesorios. *“Una tijera de podar para podar ramas y una pala para plantar el árbol será suficiente”, detalla.

Y después de toda esta faena *¿Cuánto tiempo se debe esperar antes de cosechar la fruta?* “Dependiendo de los árboles y cuándo fueron plantados, tomará más o menos tiempo para cosechar los beneficios. Por ejemplo, suele ser 2-3 años para un manzano, 3 para un peral y 2-3 para un cerezo. Cuando se trata de bayas como las frambuesas, solo tienes que esperar un año”, y a disfrutar, finaliza la experta de la carrera de Agronomía de la Universidad del Pacífico.