FOSIS acerca experiencias de productos con Identificación Geográfica a comunidad de Saxamar

Por Ada Angélica Rivas

Con el fin de dar a conocer experiencias sobre rescate y protección de material genético de algunos valles de la región, y luego el trámite de protección de los mismos, la Dra. Elizabeth Bastías, investigadora de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Tarapacá (UTA), fue invitada por el Fondo de Solidaridad e Inversión Social (FOSIS) a la comunidad de Saxamar, donde se reunió con los integrantes de la Junta de Vecinos N°11.

La actividad fue organizada por el “Proyecto de Innovación Social y Productiva Saxamar Marka”, del Fondo Ideas de FOSIS de Arica y Parinacota, ejecutado por la UTA, que tiene como fin generar valor agregado a los productos y servicios ofrecidos por los integrantes de esta comunidad, ubicada en la comuna de Putre, a 132 kilómetros de la ciudad de Arica.

En la ocasión se refirió al valor de tener cultivos únicos en la precordillera y en los valles, como el maíz lluteño y tomate poncho negro en el valle de Lluta. Este último plantado hace 80 años por los agricultores, hasta que la semilla casi desapareció, pero gracias a que una persona aún mantenía algunas muestras, se logró un rescate de este producto junto a la comunidad.

La idea es “rescatar y proteger lo que hay, mejorar la producción y aplicar bien los fertilizantes”, indicó la Dra. Bastías, explicando que para obtener la Denominación de Origen de los productos, se requiere presentar un dossier de información ante el Instituto Nacional de Propiedad Industrial, con el fin de proteger el patrimonio y trazar el mapa lo más amplio posible, que no quede gente afuera en la zonificación.

“Llevar a la precordillera una invitada con experiencia en rescate de material genético de la región, nos pareció muy pertinente, pues se incentiva el trabajo organizado de la comunidad en beneficio de su patrimonio genético, importante de rescatar y mantener para que su identidad sea más visible aún”, señaló el director del FOSIS,. Maycole Salamanca, destacando el acierto de este proyecto piloto que ejecuta la Universidad de Tarapacá y que está trabajando en varios ejes, especialmente entregando herramientas de autogestión.

La presidenta de la Junta Vecinal, Olivia Zubieta, indicó que “habíamos escuchado sobre el maíz de Lluta, cómo se hizo y se trabajó, pero no con tanta profundidad. Como comunidad nos interesaría trabajar y recuperar nuestras semillas ancestrales”.

Finalmente, la experta en agricultura del desierto, comentó cómo habían mejorado el tomate poncho negro hasta llegar al Tunka Payani, un tomate de alta duración y excelente sabor. “La agricultura está buscando una planta que consuma poca agua y poco fertilizante. ¿Cómo lo hacemos para diferenciar nuestros productos de los demás?, la respuesta está en el rescate del material genético ancestral, como lo hicimos en Lluta”.

“Me gusta saber sobre cómo recuperan semillas otras comunidades y de nuevos proyectos para Saxamar, nosotros podríamos hacer la prueba con semillas de habas”, señala don Justo Apata, participante de la capacitación productiva.

Milena Apata indicó que fue importante “darle a conocer a la comunidad otras actividades que se han hecho dentro de la zona; nosotros poder replicar eso en nuestro pueblo, pues la idea es sacar, en los pocos meses que cosechamos, un buen rendimiento económico. Podemos hacer rotación de cultivos, mantener nuestra tierra fértil nos sirve a todos. Lo principal de vender un producto es conocer la tabla nutricional, saber qué producto es bueno y para qué, ahora la gente busca qué consumir y quiere productos sanos”.

Esta capacitación es parte de un trabajo a cargo de un equipo multidisciplinario de la Dirección de Vinculación con el Medio de la UTA, que incluye inserción territorial, talleres y reuniones, para instalar capacidades de autogestión de sus actividades productivas que desarrollan en forma generacional.