El descubrimiento de la mariposa del valle de Chaca

Por Ada Angélica Rivas

Investigador conversó de ciencia con estudiantes del campamento Explora

Los seres alados son su pasión, pero de tamaño pequeño y con forma de mariposa. El Dr. Héctor Vargas, ingeniero agrónomo y doctor en entomología, es un académico de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Tarapacá, que lidera en la región la investigación en lepidópteras, o sea, en mariposas.

El experto participó en el reencuentro del Campamento Chile Va, actividad del Proyecto Explora de CONICYT, en “Conversaciones con un maestro de la ciencia”, donde comentó sus inicios en el área de la investigación y los descubrimientos en el área que tanto ama.

Entre sus aciertos se encuentra la descripción de una nueva especie de mariposa, a la que llamó “Episimus buarquey”, cuyo nombre está dedicado al músico brasileño, Francisco Buarque de Hollanda, de cuyos temas es fanático.

¿Cómo ocurrió el hallazgo? “Lo descubrí una vez que estaba en terreno en el valle de Chaca, en un árbol llamado “Haplorhus peruviana” de la familia del molle, endémica del extremo norte de Chile y algunos valles del sur del Perú, en las hojitas nuevas la hembra pone sus huevos y ahí las larvas se van pegando a las hojas”, indicó a los estudiantes que participaron en el reencuentro del campamento.

Luego les presentó a la mariposa “Zerene cesonia leonela”, de color amarillo suave, que mide cinco centímetros de un ala a otra y eventualmente llega al norte de Chile desde Perú. Indicó que tuvo la suerte de colectarla a tres mil metros de altura. “Es una visitante rara de la precordillera andina de nuestra región, cría sus larvas en una planta rastrera, que en el invierno sólo es posible observar sus ramas; mientras que después de las primeras lluvias, a fines de diciembre, empiezan a crecer las hojas. Llega la mariposita desde Perú, pone sus huevos, se desarrolla y dura algunos meses”.

El Dr. Vargas respondió las inquietudes de los estudiantes e indicó finalmente que la carrera de pregrado no termina ahí, es importante seguir estudiando para sentir satisfacción.

Que es malo para el dibujo, que vive en el valle de Azapa y es parte de una familia de 11 hermanos. Que ama las mariposas, especialmente a las que les ha dado nombre, fueron parte de las conversaciones con este maestro de la ciencia, experto en lepidópteras y simple como el vuelo de estos seres de alas con escamas.