Dirigentes indígenas de Arica y Parinacota y Tarapacá se organizan para hacer frente al VIH

Durante los últimos cinco años, la región de Arica y Parinacota tristemente ha encabezado los ranking de contagio de VIH/Sida en el país, presentando en 2017 una tasa de notificación que casi triplica la media nacional (50,6 versus 17,9), con 125 nuevos casos informados oficialmente por el Ministerio de Salud. Una realidad parecida es la que atraviesa la región de Tarapacá, con 87 nuevos casos notificados el año pasado.

Preocupados de esta situación, dirigentes de los consejos indígenas de salud de ambas regiones, en conjunto con la Seremi de Salud, se reunieron en Arica para llevar a cabo la primera jornada birregional de sensibilización y prevención del VIH, desde la mirada de los pueblos originarios, ocasión en la que los principales objetivos fueron hacer transversal la información del riesgo de transmisión de VIH en la población indígena, generar líneas de acción para la comunicación efectiva y sensibilizar a las comunidades indígenas respecto de los factores y comportamientos asociados a la trasmisión del VIH.

Al respecto, la seremi Claudia Torrealba destacó la iniciativa por cuanto sabemos que la región de Arica y Parinacota, al igual que la de Tarapacá, presentan las tasas de notificación de VIH más altas de Chile.

“Por esta razón, lo principal es potenciar la prevención con un enfoque intersectorial, que trascienda el ámbito de la salud, para crear conciencia y sensibilizar a toda la población, más allá de nuestras fronteras”, señaló.

“Educación, capacitación y participación, son claves en la prevención, y como Ministerio de Salud estamos trabajando fuertemente para integrar a todas las comunidades en el autocuidado, a través del uso correcto del condón y de adoptar una conducta sexual segura”, agregó.

Dirigentes
Aroldo Cáceres, representante del Consejo de Salud y Pueblos Originarios de la Región de Tarapacá dijo que si bien como mesa vienen trabajando hace varios años los temas de salud, el VIH y el Sida no los habían abordado como una realidad para los pueblos originarios, sin embargo, la situación actual en el extremo norte hace necesario ponerle atención.

“Claramente el VIH/Sida no discrimina en ningún sentido, es por eso que necesitamos capacitarnos y diseñar un plan de trabajo con acciones concretas para hacer conciencia y proteger a nuestras familias y a nosotros mismos”, acotó.

Segundo Zubieta, dirigente quechua aymara de la región de Arica y Parinacota, enfatizó que para bajar las tasas de VIH hoy resulta fundamental estar unidos y enfrentar la situación con conocimiento.

“Estamos trabajando en alianza con nuestros compañeros de Tarapacá, porque no solo compartimos territorio sino también nuestra cultura ancestral y la preocupación social de nuestras comunidades, especialmente cuando tiene que ver con la salud. Es por eso que nos interesa trabajar de manera conjunta. Por eso ampliamos el llamado a toda la comunidad indígena, para que se informe de esta problemática, tomando acciones preventivas inmediatas”, sentenció.