Diputado pide intervención de la Cámara ante caso de sarna y falta de agua potable en cuartel militar de Arica

Diputado Luis Rocafull.

La intervención de la Cámara de Diputados pidió el diputado por Arica y Parinacota, Luis Rocafull (PS), ante la detección de un foco de sarna (escabiosis) y falta del servicio de agua potable continuo en la Primera Brigada Acorazada Coraceros del Ejército, ubicada en el Campo Militar Azapa, en la salida sur de Arica.

A través de dos oficios, el parlamentario requirió sendos informes al Ejército y la Secretaría Regional Ministerial de Salud, para que detallen el origen, tratamiento y medidas adoptadas por la aparición de esta enfermedad que registra 64 soldados profesionales y soldados conscriptos de esa unidad militar; y que detallen también las medidas adoptadas hasta hoy para superar el problema de abastecimiento de agua potable para necesidades básicas del recinto militar.

El diputado calificó como “gravísima la situación que ha afectado a este cuartel militar. Espero que el Ejército dé una buena explicación de lo que ocurrió, porque esto afecta incluso a los derechos humanos de jóvenes vulnerables. Todos sabemos las condiciones sociales que exhiben los jóvenes que deciden hacer el servicio militar. Sus padres encargan el cuidado de sus hijos al Ejército y lo mínimo que debe ocurrir es que la institución cuide su salud”.

En el oficio enviado a la Comandancia de la VI División de Ejército, el parlamentario requiere que ”dé cuenta de las acciones preventivas, de control y cuidado del personal del Ejército afectado por el brote de sarna (escabiosis) de la Brigada Acorzada Coraceros”.

También pide detalles del número de afectados y qué medidas de control informó a la Unidad de Epidemiología de la Seremi de Salud, una vez detectado el foco.

Falta de agua potable
En los oficios despachados al Ejército y a la Seremi de Salud, el parlamentario solicitó que se dé a conocer si la institución castrense ha resuelto el problema de falta de agua potable para necesidades básicas, el cual fue detectado por el Informe Final de Investigación Especial N°592 de la Contraloría Regional de la República, evacuado el 1 de septiembre del año pasado.

El congresista señaló que “es imprescindible que la institución resuelva el problema que arrastra desde hace varios años. El contingente que tiene en sus dependencias debe acceder a agua potable de calidad. Hoy no parece razonable que teniendo una aducción de la red pública que pasa frente a ese cuartel, no exista un proyecto en marcha que signifique la construcción de una tubería que los conecte al sistema de agua potable que abastece a la ciudad”.

Rocafull requirió a través de la Cámara que la Seremi de Salud, en su condición de organismo que vela por el cumplimiento del Código Sanitario, “que investigue las condiciones higiénicas de dicho recinto militar, y determine si la falta de agua potable guarda relación con el brote de sarna”.