Declaran culpables a 4 peruanos en juicio por tráfico de dominicanos en Arica

Cuatro ciudadanos peruanos fueron considerados culpables en el juicio por el delito de tráfico de migrantes, que se desarrolló durante dos meses en el Tribunal Oral de Arica, por la investigación en torno a la “Operación Desierto”, a través de la cual OS-9 de Carabineros desarticuló la mayor red en el país dedicada a la trata de personas.

El juicio oral incluyó 89 casos de dominicanos que fueron traídos irregularmente por la red, previo pago de sumas de dinero. El grupo que facilitaba la internación de los extranjeros, estaba integrado por los peruanos Reyna Huaringa Maquera, Yemeyel Morales Álvarez y los hermanos Kliver y Kharlo Zárate Sunción. Estos dos últimos debieron ser extraditados en octubre de 2017 en una operación conjunta entre Chile y Perú.

Las penas que se aplicarán a cada uno de los cuatro condenados, se conocerán en una nueva audiencia el próximo 29 de noviembre. Sólo uno de los cinco acusados fue absuelto en este proceso.

El fiscal adjunto Daniel Valenzuela, cargo de la investigación, señaló que “este fallo es la culminación de un trabajo muy intenso, que implicó diligencias con cooperación internacional con Perú, diligencias en el extranjero y participación de mucho personal policial de Carabineros y de Perú”.

El abogado persecutor valoró los testimonios entregados por las víctimas, señalando que algunas de ellas “sufrieron vulneraciones, incluso sexuales, en su trayecto a Chile en manos de esta organización, en donde incluso muchos de ellos debieron pasar por campos minados. Sus relatos fueron fundamentales para obtener este resultado”.

La “Operación Desierto” tendrá un segundo capítulo judicial, dado que el próximo 6 de noviembre se iniciará otro juicio en contra de los cabecillas de esta organización. Para lograr su captura, en abril se debió extraditar desde Perú a la líder de la agrupación, Soledad Maquera Clavetía y al segundo jefe del grupo Juan Castillo Vilca.

Investigación
Según estableció la Fiscalía de Arica junto al OS-9 de Carabineros, la organización de tráfico de migrantes habría ingresado irregularmente a unos 200 extranjeros desde el año 2014 hasta octubre de 2016 en que fue desarticulada.

Las pesquisas incluyeron allanamientos y detenciones en tres ciudades del Perú y en Arica. En las indagaciones efectuadas, se detectó que el grupo contactaba a dominicanos en su país de origen y les ofrecía trasladarlos entregándoles una visa de trabajo. Para acceder a ese servicio, los centroamericanos debían pagar desde 700 a 3 mil dólares.

Los dominicanos que lograban pagar esas sumas, eran trasladados vía aérea hasta Colombia o Ecuador. Deses esos países iniciaban un largo viaje por tierra hasta Perú, en buses, camionetas o automóviles hasta Perú. En el vecino país, la agrupación tenía dispuestas casas de acogida en la localidad de Sullana, ubicada en la frontera con Ecuador, y en Tacna.

El último tramo para ingresar a Chile lo hacían por dos vías. Desde Tacna eran transportados hasta Desaguadero en la frontera altiplánica de Perú y Bolivia y desde allí los llevaban hasta Colchane en la Región de Tarapacá. Una segunda vía utilizada, era la internación desde Tacna hasta Arica, caminando por la zona de campos minados.