Con metodología de Emmi Pikler promueven la autonomía en párvulos JUNJI

Corren, se mueven libremente, se sientan a observar las imágenes de un libro, juegan solos o en grupos, se les ve felices, resueltos y llenos de energía. Esa es la cotidianidad que viven las niñas y niños que asisten al jardín infantil “Villa Frontera”, perteneciente a la JUNJI; establecimiento donde educadoras y técnicas trabajan la propuesta pedagógica de Emmi Pikler.

Claudia Jara, directora de la unidad educativa, explica que dicha metodología creada en el año 1945 por la pediatra húngara Emmi Pikler, defiende el respeto a la autonomía y la libertad de acción del niño (a), “al aplicarla en el jardín hemos evidenciado que los párvulos se sienten libres, disfrutando los espacios que creamos con ambientes acogedores que les posibilitan explorar, manipular, relacionarse, elegir, preguntar y hacerse preguntas, equivocarse, sorprenderse y expresar lo que sienten”.

En este contexto, cuentan con material y mobiliario de calidad adquirido por la institución que les permite desarrollar la propuesta pedagógica. Asimismo, y motivadas por promover transversalmente diversas áreas importantes de aprender en la primera infancia, se han dado la tarea junto a los apoderados de confeccionar materiales innovadores y atractivos para complementar a la metodología.

Es así como los 76 párvulos que asisten al establecimiento JUNJI encuentran en él, espacios medioambientales donde participan libremente en el cuidado del agua, de la siembra y cosecha de diversas frutas y verduras. También, disfrutan recorrer circuitos sensoriales que les permiten despertar todos sus sentidos, y leer dentro de una carpa india.

Así se vive cada jornada en el jardín infantil “Villa Frontera”, ubicado en el sector del mismo nombre, donde las niñas y niños aprenden, se divierten, comparten y disfrutan su primera infancia.