Con 3 nuevos monitores INIA y CONAF estudian cambios en la diversidad del Altiplano

Con el fin de conocer el comportamiento de la vegetación altiplánica frente al uso ganadero y las variaciones climáticas, un equipo de trabajo de INIA y CONAF instaló tres Monitores Ambientales de Regiones Áridas y Semi Áridas (MARAS) en pajonales, tolares y bofedales desde Visviri hasta el límite con la región de Tarapacá.

Erwin Domínguez, investigador de INIA a cargo del equipo, señaló que el propósito de instalar estos monitores en el altiplano andino es poder conocer el comportamiento de la vegetación, es decir los cambios en la biodiversidad frente a la variación climática y la presión del pastoreo, junto con poder proyectar la tendencia de la vegetación. Esta información se empleará para determinar recomendaciones para la protección, manejo y conservación de estos hábitats estratégicos, ya que constituyen la base de la alimentación del ganado doméstico y la fauna silvestre.

El equipo de trabajo, conformado por Erwin Domínguez y Ángel Suárez de INIA y Andrés Huanca de CONAF, realizó entrevistas a los encargados de la administración de los sectores en que se instaló los monitores y a los líderes de las comunidades aymara presentes en estos territorios.

El Seremi de Agricultura de Arica y Parinacota; Jorge Heiden, explicó que estos monitores son los primeros instalados en la región y forman parte de la red que el MINAGRI está instalando, desde la Patagonia, para predecir los efectos cambio climático en territorios que son frágiles y que a su vez son estratégicos para la ganadería local.

Por su parte, Héctor Peñaranda, director regional de CONAF, indicó que MARAS tiene especial relevancia por su conexión con el proyecto Manejo Sustentable de la Tierra, ya que “los bofedales y otros recursos de la flora altiplánica son claves en las intervenciones que se vienen haciendo y en el propósito de recuperación y manejo que se persigue”.