Colonias de murciélagos suman nuevo atractivo en Cuevas de Anzota de Arica

Cuevas de Anzota, Arica.

Por Ximena Astudillo A.
Un nuevo atractivo suma ahora el Paseo de Cuevas de Anzota en Arica, que fue inaugurado por el Ministerio de Obras Públicas (MOP) el 2016 con una inversión de casi 2 mil millones de pesos, recursos que permitieron habilitar un sendero interpretativo en unas covaderas tapizadas de guano que se encontraban abandonadas y convertidas en un vertedero en el sector sur costero de esta nortina ciudad.

Una investigación realizada por la Universidad de Tarapacá y la empresa Conserbat desde el 2014, permitió descubrir la existencia de refugios de murciélagos, algunas de ellas en categoría de conservación. La presencia de cuatro especies de las 14 que están registradas en Chile, hicieron que este sector de imponentes farellones costeros ubicados a 12 kilómetros de la ciudad, sea reconocida como un Área Importante para la Conservación de Murciélagos (Aicoms) en la Red Latinoamericana para la Conservación de los Murciélagos (Relcom).

El ingeniero agrónomo de ConserBat y experto en el estudio de estos mamíferos, Gonzalo Ossa indica que este año Anzota adquirió esa categoría, convirtiéndose en el tercer sitio en el país con esta condición. Las otras dos Aicoms se ubican en la Reserva Nacional Las Chinchillas (Coquimbo) y en la Reserva Natural Karukinka al sur de Tierra del Fuego (Magallanes).

“Hay al menos cuatro especies registradas de murciélagos en estas cuevas. Desde el año 2014 comenzamos con unos académicos de la Universidad de Tarapacá a hacer un trabajo de investigación, registramos los sonidos y luego comenzamos a identificar a qué especie correspondían”, indica.

Anzota junto con ser un área de interés latinoamericana por la presencia de estos quirópteros, también tiene otro mérito. Ossa indica que este lugar incorporó la décimo cuarta especie en el registro nacional de murciélagos: el Promops davisoni.

“A través de un peritaje que me solicitó el Instituto de Salud Pública, para identificar los ejemplares que son portadores del virus de la rabia, pude descubrir un ejemplar de Promops. Sólo tenía registros de su sonido en las cuevas, pero como es difícil de capturar, no lo habíamos podido tener a la vista. La entrega de este ejemplar en Arica al ISP, nos permitió sumar esta especie al listado nacional”, expuso.

El experto plantea que la presencia de estos mamíferos alados, no fue detectada cuando fue construido el paseo peatonal. “Lo importante es que ahora sí hay registro científico y se pueden tomar algunas medidas para su cuidado. La idea no es prohibir el acceso a las cuevas, pero sí aminorar la carga de personas por día que pueden recibir”, enfatiza.

La investigación realizada junto a los académicos de la UTA, Pablo Valladares y Karol Vilches del Programa de Conservación de Murciélagos de Chile (PCMCH), anotó también otro hito al hacer prospecciones en distintos pisos ecológicos de Arica y Parinacota: la región tiene a 10 de las especies registradas a nivel nacional.

Nuevas medidas
Así como las aves en el humedal del estuario del río Lluta y la existencia de tortugas verdes en el balneario Chinchorro son una preocupación constante para la Municipalidad de Arica, ahora el hallazgo de colonias de murciélagos en las Cuevas de Anzota plantea también dos nuevos desafíos: mantener el paseo peatonal como un atractivo turístico y garantizar que la presencia de personas no espante a los mamíferos.

La Corporación Municipal de Fomento Productivo Costa Chinchorro tomó contacto con el grupo de investigadores que realizó el hallazgo, con el fin de diseñar un plan que evite la alteración del hábitat de estos animales.

El director ejecutivo de esta entidad, Ayú San Martín, que administra actualmente el paseo peatonal, asegura que en esta nueva etapa “trabajaremos en la protección, investigación, y en la puesta en valor de que existe esta especie en un lugar que es un patrimonio natural, que tiene una vocación turística”.

Entre las medidas que la Corporación Municipal impulsará, figuran la colocación de señalética informativa sobre la existencia de los murciélagos en las covaderas, dado que la original del paseo no registra a esta especie como relevante.

También el sitio ya cuenta con un sistema de comunicación radial, para reportar emergencias que se produzcan, dado que no existe cobertura telefónica en ese sitio. Y continuará la prohibición de ingreso nocturno para resguardar el cuidado de la infraestructura y el hábitat de los distintos animales que cohabitan allí.