Cliente de Casino Luckia sufre lesiones al consumir consomé con restos de vidrio

Lo que parecía un agradable plato “cortesía de la casa”, terminó siendo la peor experiencia para un cliente del Casino Luckia, tras consumir un consomé de ave con restos de vidrio el pasado sábado 10 de noviembre.

En su Facebook personal, el funcionario municipal Leonel Véliz Arce hizo pública esta situación que le ocurrió hace 10 días en la sala de máquinas tragamonedas. Según comentó a AricaMía, “decidí publicarla debido a que el casino evidenció varias falencias en sus protocolos de seguridad, pues me llevaron a la Clínica San José en un auto particular desechando la ambulancia que llegó para atenderme. Luego la empresa registró mi ingreso simulando que yo era un trabajador y resulta que era un cliente. Y conforme fueron pasando los días se empezaron a desentender pese a que sigo con secuelas y malestares”.

La ingesta de esa comida, señaló Véliz, “me provocó daños en mi garganta y paladar. Cuando llevaba el 80% de la sopa consumida, siento algo duro que me rompió el paladar. Pensando que era un hueso de pollo, lo saco de mi boca y la sorpresa fue que era un trozo de vidrio del tamaño de 1 moneda de 100 pesos. Al mirar bien el plato me percato que habían más trozos de vidrio más pequeños”.

Veliz sostiene que luego de producirse esta situación “me acerqué al personal de Luckia con la boca sangrando. Me pasaron una servilleta para detener la sangre, ya que no tenían un botiquín y menos un protocolo de emergencia. Después de varios minutos de ver al personal de Luckia correr para todos lados, sin saber qué hacer, llamaron a una ambulancia la cual no me trasladó, ya que llego a la puerta del casino y se fue”.

Agrega que “luego me llevaron en un vehículo particular de un guardia del casino, quedando todo esto registrado en las cámaras de vigilancia. Llegué a la Clínica San José y me hicieron pasar por trabajador de Luckia y me dejaron completamente solo. Al verme el médico me dejó hospitalizado inmediatamente, me hicieron exámenes y tomaron radiografías. Al día siguiente me dieron el alta”.

Las molestias –indica el afectado- continuaron al día siguiente con fuertes dolores abdominales y la expulsión de coágulos de sangre por la boca. Ante ello, dijo que se trasladó a la Clínica San José y lo internaron nuevamente. “Los médicos hicieron 2 intentos de endoscopia, pero no lograron finiquitarlas por los dolores y sangramiento que tenía. Los dolores a diez días de este incidente, aún persisten. Por lo mismo, he tenido que hacerme un tratamiento particular. Lo peor es que Luckia ha eludido su responsabilidad al desentenderse de mi situación, al punto que ahora me bloquearon en sus redes sociales, poniendo en duda mi caso ”.

Versión Luckia
Al conocer este testimonio, Arica Mía solicitó a primera hora la versión de Casino Luckia. Pese a que su asesor comunicacional comprometió enviarla, nunca llegó.

Sólo pudimos conocerla a través de lo que publicó la empresa por redes sociales, lo que no nos permite plantear interrogantes sobre el caso a esta empresa, especialmente el tratamiento que ha dado al cliente.

Les dejamos entonces lo que dijo Luckia en su Fanpage donde las críticas a su versión han sido lapidarias:

“Casino Luckia Arica lamenta profundamente la situación expuesta por el Sr. Véliz, manifestando que como empresa desde el primer momento hemos prestado toda la colaboración y atención al cliente, como también, hemos asumido los costos de su atención médica particular, con el propósito de brindar el máximo apoyo a su integridad y salud, hasta el alta médica y con posterioridad a ella.

Actualmente estamos en una etapa de revisión interna para establecer si las causas de la situación señalada, responden a un suceso fortuito o causas externas.

Nuestra empresa cumple estrictamente con los protocolos de higiene y seguridad en todos sus procesos, y junto a nuestros Colaboradores trabajamos día a día en la calidad y en mejorar nuestro servicio en forma seria y responsable.

Lamentamos que este caso pueda ser utilizado con otros fines que como empresa no compartimos”.

También AricaMía solicitó un pronunciamiento de la Secretaría Regional Ministerial de Salud, el cual tampoco hasta el cierre de esta edición llegó a nuestra redacción.