Cámara Chilena de la Construcción Arica pide descentralizar el Consejo de Monumentos Nacionales

El objetivo es lograr que el patrimonio no sea visto como un problema, sino como un atributo regional.

Un Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) descentralizado es la propuesta que lanzó la Cámara Chilena de la Construcción Arica (CChC), en el marco de la realización del XII Encuentro Ciudad y Vivienda, denominado como “Desarrollo Urbano y Patrimonial de la región de Arica y Parinacota”.

El gran objetivo es lograr que el patrimonio no sea visto como un problema por los inversionistas, sino como un atributo fundamental y diferenciador para la ciudad y que este no genere trabas en el desarrollo.

Luego de la charla de los expositores (Andrea Mellado, Gerencia de Estudios CChC; Carolina Aguayo, Dirección de Arquitectura del MOP; Mireya Danilo, gerente de Proyectos de Empresa Proyectos y Rehabilitaciones KALAM; Pamela Cerda, Fundación Arica Revive, sobre Programa de Difusión Tecnológica Conservación y Restauración Patrimonial; Felipe León, abogado Consejo de Monumentos Nacional; Luis Eduardo Bresciani, presidente del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano; Juan Arcaya, director del Serviu; y Rodrigo Ampuero, director de Obras Municipalidad de Frutillar), desde la gremial dedujeron que existe un problema de centralización y autonomía regional para que el Consejo de Monumentos local pueda tener las atribuciones de resolver que sucede a 2 mil kilómetros de la capital.

“Es necesario que lo que tiene que ver con el Consejo de Monumentos se descentralice, hemos visto y ha sido planteado por los expositores las regiones necesitan independencia de estos temas y resolver de forma autónoma y sacar las trabas para proyectos que se puedan desarrollar en la región, porque se toma mucho tiempo el revisar y dar las observaciones para ser llevado a cabo”, dijo el mandamás regional.

Mientras, Luis Eduardo Bresciani, presidente del CNDU, manifestó que existe una visión transversal con miras a descentralizar el país, para que cada región tome decisiones respecto a lo patrimonial.

“Espero que la tarea del próximo gobierno, gane quien gane, sea hacer reformas profundas en la descentralización, que sea Arica quien resuelva sus problemas patrimonio. Los consensos existen en que hay que pasar de una ley de monumentos a una ley de patrimonio, que es más compleja, que no basta con más de los mismo y descentralizar la tarea, que aprobar una proyecto de remodelación patrimonial no tenga que partir a Santiago para ser aprobado”, explicó Bresciani.

Incentivos
Por otra parte, luego de una serie de instancias de análisis y reflexión crítica en torno a las tensiones que enfrenta la conservación del patrimonio en Chile, la CChC considera que el problema de fondo tras el estado actual del patrimonio arquitectónico en Chile puede ser mejorado si se otorgan los incentivos eco¬nómicos adecuados y se actualizan los marcos normativos e institucionales.

Cualquier lineamiento de gestión patrimonial debe sustentarse en el principio fundamental que el Estado es responsable de proveer los recursos para la conservación del patrimonio, dado el benefi¬cio social que genera su permanencia. Así, la necesidad de un vínculo directo entre declaratorias y la responsabilidad de financiamiento se convierte en un requisito imprescindible para que el proceso perdure en el tiempo. De lo contrario, la declaratoria produce los efectos contrarios a los buscados. Es decir, la declaratoria patrimonial por sí misma no logra revertir el deterioro, más aún, lo aumenta cuando no va acompañada de los incentivos económicos adecuados que estimulen la conservación y compensen el costo de oportunidad del propietario.

Finalmente, es fundamental que la Municipalidad, por medio de ordenanzas, pueda normar que existan lineamientos que mantengan la identidad de la comuna.