Brasil: cómo elegir el mejor momento para visitarlo

El gigante Brasil posee una gran diversidad climática, cultural y geográfica que lo convierte en un destino ideal para visitantes de todo el mundo y más aún para sus vecinos sudamericanos por su proximidad. A lo largo de toda su extensión los paisajes son innumerables y de lo más diversos, ofreciendo millones de postales asombrosas. Por ello, si viajar a Brasil está en los planes será preciso tener en cuenta ciertos datos en relación a las fechas importantes y condiciones climáticas dependiendo de la época del año y el destino. Para empacar las maletas y sentirse totalmente preparado, a continuación compartimos la información más importante a tener en cuenta para organizar el próximo viaje:

1) Clima según región
El norte
Cubierto por la selva amazónica, el norte brasileño posee un clima ecuatorial cálido y húmedo. En esta región llueve prácticamente todo el año y las precipitaciones aumentan entre los meses de diciembre y mayo. Entre junio y septiembre es el mejor período para conocer la Amazonia Brasileña.

El sur
Durante los meses de diciembre, enero y febrero tienen lugar las vacaciones locales, por lo cual el número de turistas aumenta. Sin embargo, para disfrutar de las playas del sur el momento ideal es el verano. Durante el resto del año se puede recorrer la zona con mayor tranquilidad y mejores precios. Recorrer el sur es uno de los viajes a Brasil ideales para hacer desde Chile.

El centro-oeste
En verano las temperaturas son elevadas y el clima lluvioso. El invierno es seco y frío, pero la temperatura sigue siendo agradable si se la compara con otras latitudes. La humedad es media – alta durante todo el año así como las nieblas y precipitaciones.

El nordeste
El clima en el nordeste es agradable durante todo el año, con temperaturas cálidas y brisa tropical. El nivel de humedad es menor que en el resto del país. Para quienes sufren mucho el calor, el mejor período para visitar este lugar es de septiembre a noviembre.

2) Viaje en modo aventura
Además de ser un destino ideal para relajarse y tomar sol en la playa, Brasil es una tierra llena de aventuras. A quienes disfrutan del senderismo y la escalada, se les recomienda viajar en invierno al Parque Nacional do Itatiaia aprovechando la buena temperatura. También es posible realizar una excursión a través de los Lençois Maranhenses entre dunas y lagunas, especialmente entre marzo y noviembre. Para los amantes del ecoturismo, Bonito es el mejor lugar: espeleología, rappel y snorkeling en agua dulce son algunas de las actividades que podrán disfrutar.

3) Atención a las fechas
Como es bien sabido entre latinoamericanos, las fiestas de carnaval son una de las principales atracciones brasileñas. A partir de octubre comienza a sentirse el calor en todo el país y en diciembre el período festivo acoge a muchísimos visitantes de todo el mundo. Por eso, durante el último mes del año los precios suelen ser más elevados al igual que durante Semana Santa. A partir del mes de abril el clima sigue siendo agradable y los precios suelen bajar.

Teniendo en cuenta estas variables planear el próximo viaje a Brasil a medida es mucho más sencillo. Definiendo con anticipación las preferencias y actividades, así como presupuesto y fechas, el gigante latinoamericano está a la vuelta de la esquina.