Avanza proyecto que busca ampliar área de protección del Humedal del río Lluta

Pasos concretos ha dado el Gobierno Regional para avanzar con el proyecto que busca ampliar de 30 a 297 hectáreas la zona de protección ambiental del Humedal de la desembocadura del río Lluta.

Uno de estos pasos se materializó durante una reunión realizada el mes de junio en Santiago entre la intendenta de Arica y Parinacota, María Loreto Letelier y la ministra del Medio Ambiente, Marcela Cubillos, cita en la que también estuvieron presentes los seremis de Medio Ambiente, Marcelo Cañipa, y Gobierno, Víctor Mardones.

En la oportunidad, la titular de Medio Ambiente, conoció, entre otras cosas, la planimetría detallada de esta iniciativa, que marca el sector de protección actual y también el nuevo polígono y cuadro de coordenadas de la propuesta.

Marcela Cubillos valoró el proyecto regional que, para llegar a concretarse, primero debe ser aprobado por el Consejo de Ministros para Sustentabilidad y el Cambio Climático y, finalmente, rubricado por el Presidente de la República.

Tras esta reunión, la intendenta señaló que “la ministra ha demostrado un alto interés por conocer este proyecto regional, en armonía con el cuidado del medio ambiente que promueve el Gobierno del Presidente Piñera. Pero al mismo tiempo nos ha recordado la importancia de llevar adelante este proceso con paciencia y sistematicidad, observado que son varios los pasos pendientes para alcanzar el objetivo de ampliar el área de protección del humedal”.

El martes de esta semana la intendenta Letelier firmó, en el Humedal del río Lluta, un compromiso del Gobierno Regional para respaldar esta iniciativa que entregaría un nuevo estándar de protección a este Santuario de la Naturaleza.

Esto implica que cualquier proyecto o actividad, privada o pública, que se busque realizar en este sector, debe ser sometido al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental de la Ley 19.300, ya sea como una Declaración de Impacto Ambiental o un Estudio de Impacto Ambiental.

El Humedal fue declarado Santuario de la Naturaleza a través del Decreto 106 del Mineduc, de fecha 6 de abril de 2009. Es el hábitat de 130 especies de aves, lo que representa el 30% de todas las especies de aves descritas para nuestro país. Dentro de este grupo se ha registrado, además, 40% de las aves migratorias conocidas para Chile.

Este acuífero es el principal sitio costero del norte de Chile que constituye un lugar de descanso, refugio, alimentación y -en algunos casos- de reproducción para las aves que migran hacia las costas chilenas desde el hemisferio norte por la ruta del Pacífico.