Asistentes de la educación gozarán de merecidas vacaciones de verano

A contar del martes 01 de enero de 2019, más de mil 200 asistentes de la educación en Arica, gozarán de merecidas vacaciones, luego que el Departamento de Administración de Educación Municipal, DAEM, consagrara el artículo del periodo de vacaciones contemplado en la Ley 21.109. Así quedó de manifiesto luego que alcalde Gerardo Espíndola le entregara esta buena noticia al personal no docente de la escuela “Pedro Lagos Marchant”.

Aunque el mencionado estatuto comenzará a materializarse cuando se establezcan los nuevos Servicios Locales de Educación. Existen disposiciones transitorias que establecen que el periodo de descanso se hace operativo inmediatamente al año siguiente de haberse dispuesto la ley, eso quiere decir, a contar del año 2019.

La ley
“Esperábamos una resolución de parte de la alcaldía, porque habían muchas dudas al respecto. La ley es una y no da para interpretaciones. En ella textualmente dice que los asistentes de la educación tendrán sus dos meses de vacaciones al igual que los profesores”, precisó la presidenta de la Asociación de Funcionarios de la Educación, AFE, Cecilia Palleres Veas.

El dirigente de la AFE, Pablo Ponce Ponce, dijo que “ha existido una voluntad de reconocer la ley de parte del alcalde Gerardo Espíndola, que deja en claro que los asistentes de la educación municipal tendremos vacaciones en los dos meses de verano y en invierno, homologando el estatuto docente”.

Reponer energías
Ponce agregó que “este periodo de descanso nos servirá para reponer energías y para enfrentar un año escolar con la mejor disposición para mejorar la educación pública de Arica”.

El alcalde Gerardo Espíndola Rojas, señaló que como gestión “estamos contentos porque esto es parte de la lucha que han sostenido los asistentes de la educación. Ellos ya no tendrán que venir a justificar una asistencia, y ahora podrán descansar juntos a sus familias”.

Cabe destacar, que las y los asistentes de la educación acompañan y colaboran con la función educativa en las salas de clases como monitores de aulas y en los patios a través de los auxiliares de servicios menores quienes cumplen labores de aseo, en beneficio de las niñas y niños que se educan en las escuelas y liceos públicos de Arica.