Ariqueños destacaron participación ciudadana en la modificación del Plano Regulador de Arica

IMA - Plano reguladorUna participación superior a las 150 personas, tuvo la presentación del diagnóstico del estudio del Plano Regulador de Arica, que efectuó la tarde de este miércoles la consultora Polis Arquitectura y Diseño Urbano en el Hotel El Paso.
Los asistentes destacaron que por primera vez se está tomando en cuenta la opinión de la comunidad en el desarrollo de esta importante iniciativa, que considera tres temas fundamentales: uso del suelo, condiciones de edificación y la identificación de la vialidad estructurante.

Patricio Scheleff, arquitecto de la consultora, llevó a cabo el primer ciclo de jornadas del estudio y diagnóstico de las modificaciones al Plan Regulador Comunal, al realizar un taller participativo con dirigentes de juntas de vecinos y otras organizaciones sociales de nuestra ciudad.

TRABAJO EN GRUPOS
Los ciudadanos se informaron y trabajaron en grupos en conjunto con el equipo técnico en la definición de los principales elementos que componen este instrumento de planificación territorial, demostrando tener gran interés en el resultado de dicho estudio, manifestando sus inquietudes.

Sonia Araya, presidenta junta vecinal 53, planteó ocupar el terreno en desuso ubicado en Diego Portales con Azolas, además criticó el hecho que sigan construyendo edificios de viviendas en terrenos inundables en el sector norte y confeccionar vía de evacuación expedita en sector norte para adultos mayores.

María Sanquea, secretaria de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos Arica, señaló que se debe mejorar la conexión al centro de Arica, para hacerla más expedita.

Finalmente, José Araya, de la Brigada de Emergencia Arica, dijo que se deben plantar Bettiver, plantas españolas que tienen la particularidad de absorber los metales y crear normativa para restringir tránsito de camiones de alto tonelaje por el centro de la ciudad.

Durante la participación hubo sugerencias y aportes valiosos, como la falta de infraestructura en el borde costero, que permitiera una mejor presentación al turista. Se mencionó la inexistencia de un recinto deportivo, que fuera capaz de albergar varias disciplinas deportivas.

La inversión para un plan regulador óptimo tiene un costo de 113 millones de pesos, de los cuales $90 millones aporta el Serviu y 23 millones la Municipalidad de Arica.