Agricultores de Saxamar conocieron experiencias productivas en los valles

Por Ada Angélica Rivas

Los agricultores de Saxamar visitaron una empresa, un laboratorio de agua y suelo, un predio modelo con control absoluto del riego y una estación experimental en un intenso día de campo organizado por el equipo del proyecto “Saxamar Marka” del Fondo I.D.E.A de Fosis de Arica y Parinacota, ejecutado por la Universidad de Tarapacá.

Un intenso día de campo en los valles de Azapa y Lluta fue vivido por los integrantes de la comunidad precordillerana de Saxamar, perteneciente a la Junta Vecinal N°11, quienes visitaron en el valle de Azapa la empresa Peposplant; el laboratorio de agua y suelo de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Tarapacá; y el predio del agricultor de Sobraya, Cristian Ayca; mientras que en el valle de Lluta visitaron la Estación Experimental de la UTA.

Los saxameños realizaron estas salidas a terreno como la última actividad generada por el Proyecto de Innovación Social y Productiva Saxamar Marka, del Fondo I.D.E.A de Fosis de Arica y Parinacota, ejecutado por la Universidad de Tarapacá. En la oportunidad fueron acompañados por los profesionales de la Facultad de Ciencias Agronómicas, Richard Bustos y Francisco González.

Valle de Azapa
La primera experiencia de innovación conocida fue en la plantinera Peposplant de la familia Céspedes, ubicada en el kilómetro siete del valle de Azapa, donde conocieron la etapa de siembra de almácigos y la sala de crecimiento con capacidad de un millón 800 plantas, donde se asegura la parte más costosa de las inversiones que son las semillas. Los plantines que más se producen son de tomate, pimentón, pepino y ají, también realizan pedidos especiales de lechugas, flores e injertos.

Para Julia Cutipa, esta visita en que los saxameños recorrieron las dependencias de la empresa, fue “una visita instructiva, puse mucha atención, para mí fue algo fantástico, nunca había visto una almaciguera, ni tanto tomate, eso me impactó”. Mientras que Francisca Ape, dijo “nunca me había imaginado la conservación de las semillas, cómo las plantan y las injertan, es muy interesante para intentar hacer algo más adelante”. Finalmente para Olivia Zubieta esta visita fue “muy importante porque estamos acostumbrados a la agricultura tradicional pero con esto hemos aprendido que hay otras maneras de tener agricultura más intensiva”.

El grupo de agricultores precordilleranos también visitó el único laboratorio acreditado para análisis agrícolas, el laboratorio de química de agua y suelo de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Tarapacá, ubicado en el kilómetro 17 del valle de agua dulce, donde recibieron una amplia explicación de su funcionamiento de parte de la especialista en química Patricia Pacheco. La experta dio a conocer cuál es la importancia que se tiene al invertir en un análisis de agua y suelo previo al inicio de una temporada agrícola, para tener una visión general y poder remediar eventualmente algún problema con salinidad, algún patógeno y algún elemento que haya en exceso y que no debe ser aplicado durante la fertilización.

En el kilómetro 30 los agricultores visitaron el predio con alta tecnología de Cristian Ayca, productor modelo que les mostró la parte operativa de los cultivos sin suelo en sustrato de fibra de coco y sistema de riego, cuya ventaja es administrar el alimento directo a las raíces de las plantas.

La producción de pepinos, zapallo italiano, pimentón, ají y variedades de tomates, cherrie y cebra, produjeron una gran motivación en los visitantes. Para Milena Apata esta experiencia significó “aparte de conocer otros cultivos, sistemas de riego y diferentes manejos, hace que uno se enriquezca, pues la idea es innovar; conocimos gente a la que le ha costado lograr buenos resultados, así que ha sido muy positivo generar redes y conocer infraestructura de cultivos diversos”.

Valle de Lluta
En la Estacional Experimental de Lluta de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Tarapacá ubicada en el kilómetro 18, trabaja un equipo de profesionales, potenciando el tomate Poncho Negro nativo del valle, y el maíz Lluteño. La idea es “tratar de incluir algunas mejoras en el proceso productivo que permita levantar rendimiento, más choclos por hectárea, y por otro lado el calibre, o sea mejor calidad. Hemos hecho distintos ensayos con los agricultores de Lluta”, indicó el ingeniero agrónomo Richard Bustos, quien realizó una charla a los agricultores visitantes, explicando cómo funciona la estación y el sistema de riego que permite generar distintos ensayos.

Finalmente cada agricultor de la comunidad de Saxamar recibió de obsequio semillas de tomate Poncho Negro, pues existe la misión de propagar y difundir este bien patrimonial del valle.

Opiniones
Los agricultores vivieron un intenso día de campo y aprovecharon de establecer redes de apoyo en sus temas de emprendimiento en torno a sus productos. Para Justo Apata esta experiencia lo dejó “muy contento, porque vi muchas cosas que no había visto”; y Virginia Loayza “esto me motiva para seguir cultivando la tierra”.

La presidenta de la Junta Vecinal N°11, Olivia Zubieta, al día de campo “le pondría no un siete, sino un 10, estuvo muy bueno porque estamos trabajando en agricultura y veo que estamos en pañales, entonces lo bueno es tener otra visión, potenciar la agricultura que tenemos con otras tecnologías, ojalá que llevemos a la práctica lo que conocimos, nos damos cuenta que sin asociarnos no somos nada”.

Y finalmente Francisca Ape resume el término de las actividades. “Hoy lo pasé genial, me inspira a hacer algo y a emprender. Por lo menos ya estoy soñando, feliz, contenta y agradecida y éste es un gran apoyo que me motiva a aprender y a volar con nuevas ideas”.