Adolfo García: El último sobreviviente de la organización de la Sede Arica del Mundial del ‘62

Mundial del 62Adolfo García Marín es un ariqueño de 81 años de edad, quien es el último sobreviviente de la Comisión Organizadora de la Sede Arica de la Copa del Mundo de Fútbol “Chile 1962”.

Él forma parte de la recordada gesta histórica deportiva mundial, que sin tener nada, un grupo de visionarios ariqueños lo hicieron todo y es por eso que este sábado la Municipalidad de Arica lo premiará durante la ceremonia de reinauguración del recinto mundialista.

Don Adolfo formó parte de una camada de hombres que utilizando su ingenio, sabiduría y capacidad lograron persuadir a los fiscalizadores enviados por la FIFA. La hazaña que se vio coronada aquel 10 de junio de 1962, con el triunfazo de Chile ante el coloso ruso… porque Arica nada tenía y lo hizo todo…incluso derribar a un gigante de ese tiempo. “La comisión que llegó con Carlos Dittborn a convencer a la Junta de Adelanto para que colocara los dineros necesarios para su organización y puesta en marcha la subsede mundialista, porque en ese momento Chile estaba perdiendo el mundial. El Presidente Alessandri dijo que no había dinero, que estaba comprometido con la reconstrucción del terremoto que azotó a Valdivia el año ’60, pero si se conseguían los aportes necesarios, se haría el mundial. Arica le dio la certeza que ponía la plata, porque la Junta de Adelanto respondía”, sostuvo.

COLOCACIÓN DEL PASTO
Comentó las peripecias del estadio, especialmente con la colocación del césped, ya que se probaron más de 100 clases de pastos, pero ninguno dio resultado. “Mientras se estaba en esas pruebas, llegó una delegación de la FIFA a inspeccionar el césped. Apuraditos trajeron champas de pasto de Azapa y lo colocaron y para que no entraran al campo de juego, se procedió a inundar la cancha con agua, para que no tuvieran la oportunidad de ingresar y comprobar si el pasto era el apropiado”.

Como no recordar a los dirigentes de esa época como Juan Guillén Canales, Augusto Zubiri Rubio, Bernardo Gárate, Máximo Tapia, Raúl Mori, Alfredo Martínez, Gastón Paredes, Octavio Letelier, Nicolás Encina, Humberto Gordon y tantos otros, como el dirigente de las series juveniles Adolfo García Marín. Además la destacada labor del gobernador de Arica, Antonio Encina Torres.
García está casado con María Barrios Uribe, con quien tuvo tres hijos: Pablo, Marisel y Álvaro, quienes apoyaron con todas sus fuerzas a su esposo y padre, para que trabajara en esa gran gesta histórica.

SUEÑO REALIDAD
Fueron sueños, esfuerzo y sacrificio de muchos quijotes ariqueños que materializaron la ilusión de tantos dirigentes nacionales, encabezados por Carlos Dittborn, para postular a Chile como sede de un mundial de futbol.

“En la inauguración del estadio, vino el gestor de la idea: Carlos Dittborn. El balón se puso en el centro del campo de juego, apareció un avión civil y el piloto sobrevoló a tan baja altura que parecía iba a ‘chutear’ la pelota y el público se desesperó porque parece que nunca iba a levantar vuelo. Pero al final todo salió bien, aunque al piloto lo multaron y le quitaron la licencia de piloto”, expresó con emoción.

García se dio un lujo no permitido por la FIFA, que fue abrir las puertas del estadio cuando se desarrollaba el partido entre Chile y Rusia. Ganaba el equipo local por la cuenta mínima, cuando se dieron cuenta le llamaron la atención fuertemente, pero dijo: “era tanta gente que estaba fuera del estadio, que me decidí a abrir las puertas”.

García junto a Humberto Gordon y al presidente de la AFA, Jorge Heiden, organizaron el Campeonato Nacional Juvenil de fútbol en 1963, con los fondos recaudados compraron los terrenos donde actualmente está la sede de la AFA, en Vicuña Mackenna 690.